23 feb 2020

Ir a contenido

Editorial

Salvini, a la oposición

El riesgo de que el líder de la Liga ganara unas elecciones ha hecho posible el pacto entre el M5S y el PD

firma editorial cast

El Periódico

Giuseppe Conte, entre Salvini y Di Maio, en el Senado.

Giuseppe Conte, entre Salvini y Di Maio, en el Senado. / ANDREAS SOLARO (AFP)

Mientras el resultado final de la arriesgada maniobra de Boris Johnson aún debe conocerse, el mismo día fracasaba (en primera instancia) otra no menos temeraria. La ruptura del Gobierno italiano por parte de su propio vicepresidente, Matteo Salvini, con la intención de forzar unas elecciones tras las cuales gobernar, presumiblemente, junto a Forza Italia y los nostálgicos del fascismo de Fratelli d’Italia. El riesgo de un Salvini con todo el poder en sus manos y con aliados tanto o más peligrosos que él para la salud de la democracia italiana, el equilibrio de su economía y la estabilidad de la UE es, no obstante, demasiado alto, lo que ha hecho posible el pacto, inviable tras las últimas elecciones, entre los hasta hace poco populistas antisistema del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el histórico partido de la izquierda italiana, el PD. Dos rivales (o tres, si tenemos en cuenta las discrepancias entre el grupo parlamentario del PD, controlado aún por Renzi, y el aparato del partido dirigido por Zingaretti) que han acordado formar un nuevo Gobierno, nuevamente con el abogado Giuseppe Conte al frente.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Recibido el encargo por parte del presidente de la República, aún debe formarse un Ejecutivo, con escollos notables a la vista a la hora de decidir el reparto de carteras y fijar el papel del propio Conte. De superar este reto, aún deberá enfrentarse a otro, no menor: gobernar el país con eficacia y sin disensiones internas para no convertirse en el prólogo del retorno de un Salvini de quien se puede esperar una oposición desaforada.