Ir a contenido

Acusado de abusos

Plácido Domingo en el Royal Opera House de Londres.

OLIVIA HARRIS / REUTERS

Salvar a Plácido Domingo

Matías Vallés

Los apóstoles de la aberración de que no se puede dudar de la versión de las víctimas, las han aplastado en esta ocasión. No se asiste a una oleada de machismo, sino de patriotismo

Los medios han dedicado menor atención a los supuestos excesos de Plácido Domingo que a los presuntos abusos sexuales de Harvey Weinstein, un ilustre desconocido en España por muchos Oscars que lo adornen. Buena parte de los titulares del día en que se difundieron las acusaciones contra el tenor se concentraban en su respuesta a las mujeres denunciantes, sin haber informado previamente de los hechos. Defensoras como Paloma San Basilio o Ainhoa Arteta han gozado de un eco superlativo. Los apóstoles de la aberración de que no se puede dudar de la versión de las víctimas, las han aplastado en esta ocasión. No se asiste a una oleada de machismo, sino de patriotismo. El #MeToo se ve de otra manera cuando es #míytú.

El documento más incriminatorio contra Plácido Domingo es su ridículo comunicado, en respuesta a la información de Associated Press. Refugiarse en un cambio de «reglas y baremos» es pueril ante la magnitud del seísmo. Era más sencillo consignar que toda persona que ha besado a otra, ha intentado besarla. El cantante debió aprender de Joe Biden, un veterano acusado de comportamiento impropio. El vicepresidente de Obama reconoció que no era adecuado sentar a una votante en las rodillas o besarle la nuca, y de momento ha sobrevivido al frente de la lista de demócratas aspirantes a la Casa Blanca. La respuesta del tenor se asemeja a la reacción de Morgan Freeman. Ha querido ejercer su poder mítico, que en España le ha funcionado. El mundo no puede prescindir de la voz de Dios en la pantalla ni de la voz divina en el escenario.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Políticos y bohemios tienen mucho que aprender del único colectivo profesional que puede drogarse, estafar a los ciudadanos a través de Hacienda o incurrir en abusos sexuales sin responsabilidad alguna. Son los futbolistas de élite, que consideran obligatorio militar en al menos una de las categorías citadas. De momento, Domingo también ha capeado el temporal en su país, ¿tenemos derecho a lamentar que Kevin Spacey no haya corrido la misma suerte?