Ir a contenido

La memoria

Poste de la luz caído en la urbanización de La Argentina, en Alaior.

David Arquimbau (EFE)

¿Qué cabe, en un mapa?

Núria Iceta

He visto en el Festival Grec la obra "El cartógrafo", de Juan Mayorga, estrenada en Madrid en 2016. La fascinación por los mapas y el vínculo con la historia del gueto de Varsovia, trenzada con un hilo de memoria que lleva la historia hasta el presente es enormemente sugerente. La obra cuenta la historia de un viejo cartógrafo que ante el peligro de desaparición de su mundo y su propia decadencia física se apresura a intentar retenerlo, a discernir lo definitorio de lo accesorio para fijarlo en una mapa y en la memoria y, al mismo tiempo, para protegerlo del peligro de aniquilación que el nazismo pretende. A partir de este argumento, se entrecruzan otros que siguiendo con los mapas como hilo conductor, llevan al sitio de Sarajevo, y de regreso a la Varsovia actual, donde no hay mapa físico que oriente a los protagonistas que no sea el de sus almas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La cartografía de la memoria, también del momento, de la representación, se me hace presente cada vez que revisito el mapa topográfico de Menorca, de Josep Mascaró Pasarius, de 1982, que hemos tenido en casa... no lo sé, toda la vida. En este mapa está la Menorca que he ido descubriendo poco a poco, la Menorca perdida, que no lo será nunca del todo mientras los menorquines no la dejemos morir sepultada por nuestra dejadez e inconsciencia. Es un mapa donde cada recodo de la costa, los barrancos, los montes, están consignados, donde se refleja la orografía que dibujan los vientos, la geografía de los predios, de los caminos que ha trazado el hombre.

Una feliz coincidencia de este verano, con la publicación del tomo vigésimo primero de la 'Enciclopèdia de Menorca' -una vasta obra que también seguimos fielmente a lo largo de tantos años- que está dedicado a la cartografía histórica. Ver cómo se ha representado tu mundo a lo largo de la historia tiene un punto de voyeurismo retroactivo, y las ilustraciones preciosas que contiene muestran unos mapas que bebían más de percepciones que de tecnologías.

Pienso en los mapas, y en un amigo, que pide uno, para que no se le olvide la isla.

*Editora de L'Avenç.

Temas: Grec 2017 Teatro