Editorial

La violencia machista que no cesa

Las diversas formas de violencia machista siguen sucediéndose con una frecuencia intolerable

Se lee en minutos
Concentración contra las agresiones sexuales.

Concentración contra las agresiones sexuales. / Jose Villalgordo (Efe)

La Ertzaintza arrestó ayer a seis hombres de 18 a 36 años como presuntos autores de la violación múltiple en Bilbao: con esta son ya 42 las agresiones sexuales en grupo denunciadas en lo que va de año, cuando en todo el año 2018 se tuvo conocimiento de 60, cifras muy superiores a las de los años previos. Al mismo tiempo, el mes de julio ha terminado con nueve mujeres asesinadas por violencia machista, una cada tres días. Dos fenómenos que comparten una misma raíz, un machismo enquistado, agresivo e incapaz de ver a la mujer como a un igual. _

La lenidad de la sentencia contra la Manada de Pamplona desencadenó una auténtica conmoción social que supuso un revulsivo para el movimiento feminista en España y puso sobre la mesa la necesidad de una reforma legal que calificara como agresión sexual, y no simplemente como abuso, los actos sexuales cometidos forzando la voluntad de la víctima, con cualquier forma de violencia o intimidación y sin exigirle a esta una resistencia heroica. Ha sido más rápida la justicia, con la sentencia del Tribunal Supremo que elevó la pena de los autores de la violación colectiva de Pamplona y las de instancias como el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya que han aplicado la jurisprudencia establecida por el alto tribunal, que los partidos que se comprometieron a legislar y a aplicar un pacto de Estado .

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Algunas asociaciones feministas confían en que estas últimas sentencias, además de haber hecho justicia con las víctimas, tengan un efecto ejemplarizante. Lamentablemente es de temer que no sea así. De hecho, ni la aprobación de la ley integral del 2004 sirvió para impedir que hace apenas dos meses se alcanzase el millar de asesinatos desde que empezaron a ser contabilizados, ni la ejemplar reacción de la sociedad española ha servido para atajar una modalidad de agresión grupal de la que tenemos noticias con una frecuencia escalofriante. No ha de haber tregua en las actuaciones de prevención de los cuerpos de seguridad, en la atención a las víctimas y en el castigo ejemplar. Pero con ello no basta. Tras el maltrato cotidiano, el rearme ideológico, banazalizador o exculpatorio, los crímenes con resultado de muerte y las agresiones sexuales en las que grupos de hombre s parecen reproducir patrones de dominación violencia transmitidos a través del porno sigue agazapada una visión intolerable de la mujer que debe ser combatida a través de la educación, la movilización y la la denuncia constante de todas las formas de violencia machista.