01 oct 2020

Ir a contenido

Realidad y discurso oficial

Un hombre camina delante de un mural en Teherán (Irán) sobre el acuerdo nuclear. 

Abedin Taherkenareh (EFE) (EFE)

Buscando las costuras

Liliana Arroyo

En una sociedad, tanto construyen los ladrillos como las palabras y los prejuicios, especialmente sobre hechos y lugares que no podemos comprobar

A veces nos olvidamos de que ‘la realidad’, unívoca y objetiva, no existe. Que los hechos no ocurren ni se ordenan de forma ajena a nuestra interpretación. Sin ir más lejos, en los 50 años de llegada a la Luna, también revivimos toda clase de especulaciones sobre las hazañas del 'Apolo XI'. Los hechos van por un lado, mientras las versiones oficiales se forjan más a menudo con poder que con verdad. Y las conspiraciones, también. Creamos en ellas o no, son relevantes más allá de su certeza, su racionalidad o su bondad. Su función es cohesionar a la contra, retando al discurso dominante.

En una sociedad, tanto construyen los ladrillos como las palabras y los prejuicios, especialmente sobre hechos y lugares que no podemos comprobar. Son versiones que viven en los medios y definen el marco mental. Algunas son auténticas conspiranoias, aunque jamás se llamarán así por salir de donde salen. El contenido no hace la cosa, el nombre es arbitrario y viene desde 'arriba'. Catalogar un discurso como conspiración (y a la altura de la paranoia) es una forma de condenar esa visión al descrédito del eterno rumor.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Viví el abismo entre titulares y realidad en Irán, hace un par de meses. Nos fuimos cuando empezó a escalar la tensión con Estados Unidos, dejando a nuestras familias con el corazón encogido. Nos habían contado que más allá de la retórica nuclear, la hospitalidad era su fuerte.  Una vez allí, pudimos confirmar que es un conflicto meramente diplomático, pero que se concreta en graves consecuencias económicas, sociales y políticas para 80 millones de personas honradas. En el día a día lo que se percibe es un rechazo enorme a la política internacional, pero más aún hacia el Régimen del Gran Líder. Te preguntan entre bromas qué haces ahí si es un país lleno de terroristas. Saben que eso es lo que nos llega, poco y mal. En esos momentos sentía pena, injusticia y vergüenza de ser “occidental”. Pero todo discurso tiene sus costuras, y estábamos allí para buscarlas.