Ir a contenido

El futuro de la UE

La canciller Angela Merkel, sentada junto a la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, este jueves

HANNIBAL HANSCHKE (REUTERS)

Los temblores de Merkel

Olga Merino

La cancillera, líder indiscutible de Europa en los últimos 14 años, se marcha en el peor de los momentos sin que esté claro quién sujetará el cetro en adelante

La cancillera alemana ha optado por permanecer sentada en los actos públicos. Puede que no revistan gravedad alguna los espasmos —tres episodios desde el 18 de junio—, pero resultaban conmovedoras las sacudidas de su cuerpo, mientras su mente y su voluntad, templadas en la fragua gélida de la RDA, trataban de aguantar el tipo apretando puños y mandíbula. Los temblores, muy humanos y demasiado íntimos como para adentrarse en especulaciones, transcienden, sin embargo, a la simbología política: la 'era Merkel', que ya no concurrirá a las parlamentarias alemanas del 2021, toca a su fin. Mal que bien, y a pesar de las lacerantes políticas de austeridad, Angela Merkel ha sido la líder indiscutible de Europa en los últimos 14 años, la imagen de su continuidad y estabilidad. ‘Mamá’ Merkel se marcha en el peor de los momentos sin que esté claro quién sujetará el cetro en adelante. ¿Macron? Improbable.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Tampoco ha sido muy edificante el espectáculo del reparto de cargos institucionales. La Europa más ultra (Hungría, Polonia, Italia y la República Checa) han ejercido el derecho de veto contra el candidato socialdemócrata a presidir la Comisión Europea (el holandés Frans Timmermans), mientras el resto se apresuraba a negociar a puerta cerrada, como si fuera una feria ganadera, las cuotas de poder descabalgando a los así llamados ‘spitzencandidaten’ (los cabezas de lista de las últimas elecciones); el apaño no parece muy democrático que digamos. La única victoria clara es la de Pedro Sánchez al colocar, si se confirma, a Josep Borrell como jefe de la diplomacia europea.

Las peleas ideológicas, las divisiones entre familias y los (pequeños) intereses nacionales no son la mejor receta para entusiasmar a la ciudadanía ni para hacer frente a lo que tiene encima la vieja Europa: la guerra comercial de Trump, un Kremlin a su aire, los populismos xenófobos, la crisis migratoria, el cambio climático y el ‘brexit’ a la vuelta de la esquina, el 31 de octubre, día de Halloween. Europa, susto o muerte. Esa es la verdadera tiritona.