Ir a contenido

análisis

Rafa Nadal atiende a una fan en Wimbledon.

¿Una final española? ¿Por qué no?

Javier Duarte

Ver a Roberto Bautista en las semifinales de Wimbledon junto a Rafael Nadal es una gran alegría y algo histórico que pocos podíamos ni soñar pero que, viendo la evolución del tenis español, no debería sorprendernos. ¿Una final española en hierba? Difícil pero ¿Por qué no?. En 1994 pocos pensaban que Sergi Bruguera y Alberto Berasategui la jugarían en Roland Garros y luego lo han hecho bastantes más. 

En el clásico entre Nadal y Federer veo a Rafa ligeramente favorito porque de entrada es mucho mejor en hierba que el suizo en tierra, aunque Wimbledon es el torneo de Federer, evidentemente, y por el que se prepara todo el año. Federer es el ‘jugador 10’ en hierba, eso es cierto, pero ante Nadal muestra siempre debilidades y no lo he visto en el fondo de la pista tan fino para aguantar la presión de Rafa.

Si Federer quiere ganardeberá intentar acortar los puntos, sorprenderle. Hacer bastantes ‘aces’ y un juego de saque volea que puede acabar siendo muy peligroso para él. Por contra, Nadal intentará como siempre atacarle el revés, aunque la bola en hierba no bota como en tierra, pero hará dudar a Federer en devolverla cortada o liftada y esos segundos de duda permitirán a Nadal, que está muy rápido de piernas, arrinconarle al fondo, hacerle correr y poder tomar posición en la pista para jugar la derecha con muchos paralelos a contrapié o ángulos muy abiertos para decidir el punto. 

La alegría de Bautista tras eliminar al argentino pella / GLYNN KRILK (AFP)

El reto será muy diferente para Bautista. Debe entrar en la pista sabiendo que está en semifinales de Wimbledon, que ha ganado a Djokovic dos veces este año y que tendrá sus opciones. Pero a la vez eso no debe pesarle para jugar. Si está nervioso, Djokovic no le dará opción. 

Bautista debe hacer el partido largo al serbio, imprimir un buen ritmo desde el fondo de la pista, moverse rápido, tirar rápido, fuerte, profundo y no equivocarse porque Djokovic es muy listo y aprovechará cualquier indecisión.