Ir a contenido

IDEAS

Un fotograma de ’Súper empollonas’, de Olivia Wilde

Recordaremos este cine adolescente

Desirée De Fez

Los nostálgicos del futuro ya tienen su chica de rosa. Estoy convencida de que en el futuro recordaremos estos años como una década brillante para el cine adolescente, una época que nada tiene que envidiar a los 80 de 'Aquel excitante curso' (1982), 'Un gran amor' (1989) o John Hughes. Algunas de las películas que prueban el buen momento del subgénero han hecho un ruido inesperado, sumando reconocimientos e incluso colándose en los Oscar.

La realidad es que han coincidido en el tiempo varias directoras y directores con una sensibilidad extraordinaria para hablar de la adolescencia

Es el caso de 'Lady Bird' (2017) de Greta Gerwig. Pero, aun así, la mayoría son propuestas independientes y cada una de su madre y de su padre. Ni son películas comerciales ni tienen el mismo patrón, aunque pueda haber una sensibilidad estética común. Por todo esto, no es fácil ni que trasciendan en el presente (sí lo harán a largo plazo) ni considerarlas por inercia propuestas en la misma dirección. Pero, de algún modo, sin intención de dar a entender que todas son iguales, es importante agruparlas para hacerlas visibles. O visibles fuera de la entelequia del circuito crítico o de festivales.

La realidad es que han coincidido en el tiempo varias directoras y directores con una sensibilidad extraordinaria para hablar de la adolescencia. En solo dos años han aparecido 'Lady Bird' y 'Eighth grade' (2018), en la que Bo Burnham habla de ser adolescente en la era virtual. También 'En los 90' (2018), película engañosamente nostálgica donde Jonah Hill proyecta en el pasado la adolescencia del presente, y el magnífico drama de Desiree Akhavan 'La (des)educación Cameron Post' (2018), sobre la terrible existencia de terapias de reorientación sexual. Y a finales de julio llega 'Súper empollona's (2019), el debut de Olivia Wilde con dos personajes femeninos maravillosos.

Cuentan historias distintas y abrazan temas diferentes, pero todas reflejan con maestría ese periodo vital. Sus autoras y autores hablan en ellas de la adolescencia de forma directa, con lucidez, mostrando una capacidad de observación admirable y, muy importante, súper conectados a la realidad. Hasta cuando ambientan sus historias en otra época, hasta cuando parecen brotar de sus recuerdos, arrojan en ellas el sentir, las preocupaciones y los cambios del presente.

Temas: Cine