04 ago 2020

Ir a contenido

Dos miradas

Arrimadas en la fiesta del Orgullo: Cs no va a dejar de ir a ninguna fiesta de la libertad.

EFE / J.J. GUILLÉN / VÍDEO: EFE

Lúgubre Cs

Emma Riverola

La acusación de odio mancha a toda la comunidad LGTBI, criminaliza a un colectivo que arrastra discriminaciones y legitima el discurso de Vox

Cs acudió al Orgullo de Madrid, la festiva reivindicación de una lucha muy amarga por conseguir los derechos LGTBI. No fue solo. Iba de la mano de sus pactos con Vox, el partido que quiere recortar esos derechos que han costado vidas y sufrimiento. Cs sabía que no iba a ser bien recibido. Y así fue. Dos horas de bloqueo, insultos y alguna botella de agua que no impactó en nadie, ese es el informe policial. Aun así, Albert Rivera ha confirmado que presentará una denuncia ante la Fiscalía por “delitos de odio”. Y el partido naranja cada vez es más lúgubre.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La estrategia de la provocación no es nueva en Cs, pero esta vez va mucho más allá. Aunque aprovecha los acontecimientos para arremeter contra el Gobierno de Sánchez, la acusación de odio mancha a toda la comunidad LGTBI. Criminaliza a un colectivo que arrastra discriminaciones y legitima el discurso de Vox, el partido que propuso arrinconar el Orgullo a la Casa de Campo. Parece que la ética ha dejado de ser un problema para Rivera, si es que alguna vez lo fue.