Ir a contenido

análisis

Lionel Messi, cantando el himno argentino antes del partido contra Brasil.

Con Messi, siempre sí, con Neymar, no

Iosu de la Torre

Messi jugará el sábado el último partido de una temporada interminable y en algunos momentos insufrible. El tercer puesto en la Copa América es un broche agrio del que el capitán del Barça sabrá sacar la sustancia escondida.

Messi ha perdido otra vez este torneo, pero ha conquistado a los argentinos, a la Argentina. El país del Che Guevara, Evita, Maradona, Borges y del papa Francisco por fin reconoce la inmensidad del ídolo y ha dejado de azotarlo, precisamente en la hora de otra victoria fallida.

Esa Argentina que, según escribe el maestro Martín Caparrós tras la derrota frente a Brasil, se cree lo que no es y no es lo que se cree, y que por fin abandona el martiroligio. Thiago Messi ya no le preguntará a su padre "por qué no te quieren en Argentina". Que no sea solo porque cantó como un tenor el himno de un país con estribillo de hazaña bélica (Coronados de gloria vivamos... / ¡o juremos con gloria morir!). A Messi se le quiere vivo. Eterno.

Unos mates con Luis Suárez

Que el apaciguamiento platense llegue acompañado por el abrazo al guerrero. A Messi le toca descansar y cuidarse para la próxima singladura. Que queden en el olvido las tres catástrofes sufridas en Liverpool, Sevilla y Belo Horizonte. Que repita vacaciones y mates con su hermano Luis Suárez, herido también tras la eliminatoria con Perú. Mucho por delante y poco tiempo. El Barça lo reencontrará en agosto, con apenas 10 días para el debut liguero.

Hay que cuidar a Messi. Lo sabe, seguro, el presidente Bartomeu como principal responsable de la construcción de un equipo que borre los sinsabores en busca de los retos de cada temporada. Ya no caben los errores. De Jong trae 'cruyffismo' en las venas. A Griezmann se le espera con ganas de que lo dé todo tras su estafa. Habrá más refuerzos,  se asegura desde la hermética directiva mientras se agita el 'enjambre Neymar'. ¿Quién da crédito a la leyenda de que Messi  lo ha reclamado? 

Neymar seguirá en el PSG, se ha escuchado decir en los despachos donde se planea el Barça 2020, pese al mucho empeño de quienes dan por hecho un retorno que rechaza el 70% de la 'culerada'. Muchísimo ruido bajo la canícula para que acabe quedándose en París.

Con Messi, siempre sí, con Neymar, nunca más.