Ir a contenido

Editorial

La avalancha de festivales de música

La gran oferta de programaciones estivales muestra el empuje de la música en directo en Catalunya

firma editorial cast

El Periódico

El público ha respondido una vez más a la llamada del Primavera Sound.

El público ha respondido una vez más a la llamada del Primavera Sound. / DAVID CANTO

La música en directo fue una de las manifestaciones culturales que aguantó mejor el embate de la crisis económica y el aumento al 21% del IVA cultural en el 2012, con un crecimiento sostenido del número de conciertos y la recaudación por venta de entradas. El pasado año se alcanzó un récord de facturación en España de 334 millones de euros, según el balance de la  Asociación de Promotores Musicales. Una cifra que puede volver a ser superada, sin hacer un pronóstico demasiado optimista, vista la oferta de actuaciones de estos días en Barcelona y en el resto de Catalunya.

Pasado el gigante Primavera Sound, con una asistencia superior a las 220.000 personas en todas sus jornadas, esta misma semana llegan otras cuatro citas de relieve de formatos y públicos diferentes: el Cruïlla en el Fòrum, el Rock Fest de Santa Coloma de Gramenet, el Canet Rock y el Vida Festival de Vilanova i la Geltrú. La cancelación del Doctor Music, tras el cambio de sede a última hora de Escalarre a Montmeló, es el único caso que va contra esta tendencia al alza, que tendrá en el Sónar otro punto álgido del 18 al 20 de julio.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El fenómeno, en el caso catalán, va más allá de la capital con los consolidados festivales del Empordà que ratifican la sólida alianza, sin que se vislumbre por ahora la existencia de una burbuja, entre el verano y las actuaciones en directo. Un hecho del que participan ayuntamientos, promotores o fundaciones bancarias o privadas.