10 jul 2020

Ir a contenido

IDEAS

Fotograma de la serie ’Así nos ven’, de Ava DuVernay.

El 'streaming' es de las cineastas

Desirée De Fez

¿Y si el 'streaming' es de las cineastas? Hace unos días, Kyle Buchanan publicaba en 'The New York Times' 'How Will the Movies (As We Know Them) Survive the Next 10 Years?', un magnífico reportaje que recogía la opinión de influyentes cineastas sobre los cambios en la industria. En él se habla del futuro de las películas pequeñas, de si el estreno en cines es aún importante, del 'streaming'… En definitiva, de los temas que están en el ambiente y sobre los que reflexionamos tanto los que hacen películas como los que hablamos sobre ellas. Es un buen repaso al estado de las cosas, sobre todo porque las voces son variadas y observan el medio desde distintas posturas, todas a tener en cuenta. Parece una tontería, pero no lo es. Romper el techo del observador experto pero distante es un acierto, pero lo es más proponer una alineación plural (en el artículo participan la directora Ava DuVernay, el productor Jason Blum, la actriz Octavia Spencer o el cómico Kumail Nanjiani) y dejar que cada una de las partes barra para su casa.

Jessica Chastain señala que muchas directoras que no han podido acceder al sistema de estudios han tenido oportunidades en Netflix o Amazon

De las aportaciones, me llamó la atención una de la actriz Jessica Chastain sobre el 'streaming': “He visto a muchas cineastas que no han logrado acceder al sistema de estudios tener oportunidades en Netflix y Amazon. Estoy feliz por el rumbo que está tomando nuestra industria”. Es una observación importante, básicamente porque, pese a avances puntuales (ahí están Patty Jenkins y Anna Boden, demostrando que el 'blockbuster' se les da de maravilla), el sistema de estudios sigue siendo viejo, rígido y alérgico a las directoras. Y no va a cambiar así como así.

Por eso coincido con Chastain en que el 'streaming' plantea un panorama prometedor para las cineastas. Las plataformas necesitan dos cosas que juegan a favor de su (esperemos espectacular) incorporación: generar contenidos (sí, esto igual les abre más la puerta por necesidad que por una toma de conciencia) y llegar a un público que ya no se conforma con los relatos de siempre, que quiere voces nuevas que le cuenten lo que está ahí y nadie había querido (o sabido) explicarle. Y, obviamente, muchas de esas voces son de mujeres.