Ir a contenido

Editorial

Los retos de la logística

La feria SIL toma el pulso de un sector en crecimiento que necesita reforzarse en recursos humanos e infraestructuras

firma editorial cast

El Periódico

Maquinaria en el salón SIL 2019.

Maquinaria en el salón SIL 2019.

Barcelona acoge estos días el Salón Internacional de la Logística (SIL), un clásico de la capital catalana que ya va por su 21ª edición y que sirve para tomar el pulso a este sector estratégico para la economía, ya que representa el 12% del PIB de Catalunya y el 8% del de España. Si esta feria profesional –«la cumbre logística más relevante que se ha hecho nunca en el mundo», como recalcó Pere Navarro, delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca y presidente del SIL– sirve, junto con otros eventos paralelos como la feria eDelivery, de referente del estado del sector de la logística, los indicadores apuntan a que estamos ante un buen momento, tras años de crecimiento y con potencial para seguir haciéndolo.

El transporte de mercancías está viviendo un auge a nivel mundial de la mano del comercio electrónico. La compra por internet se ha intensificado exponencialmente, especialmente entre el público más joven, revolucionando el sector de la paquetería y, en general, de toda la cadena de distribución. El número de paquetes que se reparten a diario en España se ha multiplicado por 10 en los últimos cinco años, un incremento de demanda que exige una respuesta a la medida. Resulta obvio que para atender esta demanda hay que reforzar el sector de la logística, tanto en recursos humanos como de infraestructuras. Y ambas cosas pueden constatarse estos días en la Fira, donde los participantes señalan la falta de mano de obra como una de sus necesidades más acuciantes. Faltan camioneros y empleados de almacén, pero también técnicos de mayor cualificación. La concentración de trabajadores a las puertas del salón, en protesta contra los ocho años sin convenio colectivo y la pérdida de poder adquisitivo, evidencia otra de las asignaturas pendientes. El crecimiento no puede hacerse a costa de la estabilidad laboral.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En cuanto a las infraestructuras, el Corredor Mediterráneo reluce como la reclamación histórica de los actores económicos. El compromiso del Gobierno, reiterado este miércoles por el ministro José Luis Ábalos, es un giro positivo respecto a la cerrazón de anteriores etapas, aunque la urgencia del proyecto exige a estas alturas algo más que palabras.

La feria SIL es estos días el gran foro de discusión de estos y otros retos de la logística. Una cita mundial cuya relevancia no debería verse empañada por roces innecesarios como la previsible ausencia del ‘president’ Quim Torra y sus ‘consellers’ en la cena que presidirá hoy el Rey.