Ir a contenido

ESPAÑA ASUSTÓ A LAS CAMPEONAS

España no tiene nada de que lamentarse, todo lo contrario.

REUTERS / PHIL NOBLE

Casi ganan a la NBA

Emilio Pérez de Rozas

The New York Times: “España, un valor creciente en el fútbol femenino mundial, le creó a EEUU, el mejor equipo del mundo, más ocasiones que nadie”.

The Washington Post: “EEUU sobrevive a España. No fueron, no, el ‘sparring’ que muchos suponían. No se asustaron lo más mínimo”.

Decían que el España-EEUU del otro día era como si la valiente selección de Sergio Scariolo se enfrentase a lo más nutrido de la NBA, es decir, al auténtico ‘dream team’ de EEUU. Hablaban ¿verdad? de paliza.

Una chulapa como Ali Krieger, jugadora del equipo de las barras y estrellas, llegó a decir que EEUU no era, no, “el mejor equipo del mundo sino el primero y el segundo mejor equipo del mundo”.

Tremendo partido de España

Pues bien, a esa atletas del fútbol, a las ganadoras de todo, la selección española de Jorge Vilda, no solo las tuteó, no, no, que va, sino que, incluso, pudo haberlas eliminado de no ser por dos penaltis, no uno, ¡dos!, que ya me contarán, especialmente el segundo.

Nunca sabremos de lo que hubiesen sido capaces las españolas de haber tenido un cruce más suave en octavos de final. Por eso, a veces, o casi siempre, Rafa Nadal tiene razón al quejarse de que Wimbledon, que empieza la semana que viene, hace el cuadro como le da la gana y, tal vez, se encuentre en semis con Novak Djokovic. Ya ven, ayer, Italia eliminó a China en octavos (2-0) y ya está en cuartos y España, en estos momentos, es mucho mejor que Italia y China (juntas).

El fútbol femenino español ya está en el mapa y creciendo. Progresando de la mano de la Federación Española de Fútbol, de su excelente grupo de selecciones inferiores y de una decisión tan, tan, tan firme de que esto siga creciendo que hasta la Liga, que hasta ahora no les hacía ni caso, ha empezado a pelearse (sí, sí, el nuevo ‘ring’ del combate Rubiales-Tebas es el fútbol femenino) por conseguir, también, controlar esa especialidad y ese negocio.

Y llega el Real Madrid

En efecto, porque el fútbol femenino, con sus excelentes clubs, todos ellos muy profesionalizados (Atlético, Barça, Levante, Granadilla, Athletic, Betis, Real Sociedad, Valencia, Espanyol, Sevilla…), sus patrocinadores, su nuevo contrato de TV (tres millones de euros), empieza a ser tan atractivo, tan llamativo, tan espectacular, que hasta Florentino Pérez no ha tenido más remedio que claudicar y comprar un club. Muy del ‘ser superior’, sí, pero buenísimo para la Liga Iberdrola.

Como quedó demostrado (también) en ese España-EEUU (1-2), los jóvenes entrenadores españoles, empezando por Jorge Vilda, demostraron ser mucho mejores que los extranjeros/as, pues las norteamericanas eran, sí, más fuertes y, tal vez, hasta más talentosas, pero, sobre el campo, quien dio la lección táctica fueron las españolas. Eso también contribuirá al gran salto.