Ir a contenido

El voto en Sant Vicenç dels Horts

Oriol Junqueras, en el Congreso, el pasado 20 de mayo, cuando fue a recoger su acta de diputado.

DAVID CASTRO

Las amargas derrotas del junquerismo

Joaquim Coll

No se ha hablado apenas de que Oriol Junqueras haya perdido desde el 2017 todas las elecciones en Sant Vicenç dels Horts, del que es vecino y donde fue alcalde. En el 2011, tras acceder a ese cargo gracias a un pacto de todos contra el PSC, pasó a ocupar la presidencia de ERC. Durante los años siguientes, habló en cada entrevista de la bondad del proyecto independentista con las políticas sociales y educativas que él estaba llevando a cabo en un municipio mayoritariamente castellanohablante y poco proclive a la secesión. Para Junqueras, soberanismo y progreso eran inseparables como se estaba demostrando en Sant Vicenç donde se obraban milagros pese a que, bajo su alcaldía, nunca dejó de ser la localidad del Baix Llobregat con más paro y mayor índice de fracaso escolar. Sin embargo, gracias a no se sabe qué tipo de acciones del junquerismo, el pueblo había logrado el 3% de los premios extraordinarios de bachillerato de toda Catalunya, una cifra que le correspondería si multiplicara por ocho sus 28.000 habitantes. Como los periodistas desconocían la casuística de los datos y Junqueras hacía afirmaciones taxativas, sus engaños colaban. Josep Borrell y Joan Llorach en su célebre libro sobre los cuentos independentistas ya demostraron que era un embustero.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En el 2015, el líder de ERC ganó las elecciones para alcalde, por ahora las únicas de todas cuantas ha encabezado, un cargo que abandonó a los pocos meses para ser 'vicepresident' del Govern. Su substituta acentuó el cariz independentista del ayuntamiento e inundó las calles de 'estelades' para enojo de muchos vecinos. En diciembre del 2017, con Junqueras ya de candidato preso, Cs arrasó en las autonómicas en Sant Vicenç. Le seguirían otras amargas derrotas en su pueblo como cabeza de lista. En abril pasado, los socialistas se impusieron en las generales y, un mes más tarde, el junquerismo sufrió un doble revés. En las europeas, perdió frente a Borrell, y el mismo día, la alcaldía volvió al PSC pese a que él mismo cerró a modo de reclamo la candidatura.