Ir a contenido

Editorial

El crucigrama de la UE

El final de las grandes mayorías y la aparición de nuevos actores políticos han dado pie a un juego de cábalas para el reparto de la cúpula europea

firma editorial cast

El Periódico

El presidente de la Comision Europe, Jean-Claude Juncker.

El presidente de la Comision Europe, Jean-Claude Juncker. / EFE / OLIVIER HOSLET

Alcanzar un acuerdo para dotar los cinco cargos más importantes de la planta institucional de la Unión Europea no está a la vuelta de la esquina. La cumbre de los próximos jueves y viernes aspira a lograrlo, aunque sea con la incógnita del 'brexit' por despejar. Pero el final de las grandes mayorías en el Parlamento Europeo, la aparición de nuevos actores políticos y el objetivo legítimo de estos de hacerse oír han dado pie a un juego de cábalas. Si aún rigiera el principio de la lista más votada para designar al sucesor de Jean-Claude Juncker, el puesto debería ser para el democristiano alemán Manfred Weber, pero la pérdida de la mayoría absoluta del conglomerado PPE-PSE abre el proceso a otras opciones.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Socialdemócratas y liberales tienen algo que decir en la concreción de un candidato que sume una mayoría suficiente, así como los verdes, convertidos definitivamente en fuerza de gobierno. El deseo de Alemania de colocar a uno de los suyos –Jens Weidmann, presidente del Bundesbank– al frente del Banco Central Europeo es una complicación añadida. Desafortunadamente, el calendario ha hecho coincidir el relevo al frente de la autoridad monetaria europea, una decisión que debería mantenerse al margen de los equilibrios del reparto del resto de carteras para ayudar a garantizar la independencia de la autoridad monetaria. La designación de Weidmann cuestionaría la necesaria heterodoxia respecto a la rigidez del Bundesbak que ha resultado clave para capear la crisis de los últimos años y que el saliente Mario Draghi ha sabido mantener.