Ir a contenido

El carromato del charlatán

El candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls,junto a Ines Arrimadas y Eva Parera.

EFE / ENRIC FONTCUBERTA

Rivera y Valls, la pugna

Olga Merino

Hay pactos que se entienden, pero ni con bicarbonato se digiere el hecho de que Ciudadanos estén usando los votos ultramontanos de Vox

Si le tortura un ojo de gallo en el pie, el charlatán le sacará del carromato ungüento y polvos callicidas. ¿Se trata acaso de una jaqueca? ¿O es una piedra en el riñón lo que le atormenta? No se preocupe, pues el sacamuelas desplegará ante sus ojos una gran variedad de linimentos, brebajes y hasta lociones crecepelo. Si no le gustan mis principios, tengo otros. En efecto, los pactos poselectorales se han convertido en un chalaneo de feria para hacerse con un sillón, y está bien que así sea si el propósito radica en la búsqueda de confluencias. A Colau, por ejemplo, le ha tocado la decisión estomagante de volver a sujetar la vara de alcaldesa gracias a los votos regalados de Manuel Valls. Aunque todo tiene un precio, por una vez en la vida la activista ha hecho política.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Lo que no se entiende es el viaje lisérgico de Ciudadanos desde una supuesta cintura ágil, capaz, en teoría, de sellar pactos con socialistas y conservadores según conviniera al interés general. Ni con bicarbonato se digiere el hecho de que estén usando los votos ultramontanos de Vox para gobernar -Andalucía, Murcia, Madrid- y digan al mismo tiempo que no quieren pactar con ellos. La verdadera línea roja, el cortafuegos radiactivo, era esa. Albert Rivera se ha dado un tiro en el pie al vetar a los socialistas de Pedro Sánchez, y puede que pague un alto precio por ello. El miércoles lo explicaba la corresponsal en Madrid del diario francés ‘Le Monde’, Sandrine Morel, con claridad meridiana: se trata, escribía, de un “compromiso difícil de defender para Ciudadanos, que pretendía, hasta ahora, querer encarnar la regeneración de las instituciones y el cambio, pero permite a la extrema derecha tener un papel de hacedor de reyes”. Su lugar en el mundo estaba en la bisagra del centro.

Tampoco se comprende la retirada de Inés Arrimadas de Catalunya. Mucho, muchísimo ruido ha hecho Ciudadanos aquí, para el resultado de tan pocas nueces. ¿Quién ocupará ahora la plaza vacía? Al tanto con los movimientos del astuto Valls desde el tablero catalán.