24 sep 2020

Ir a contenido

IDEAS

Joan Brossa, en su estudio de la calle Balmes. 

PERE BATLLE

Nos hizo Joan Brossa

Jordi Puntí

El Año Joan Brossa, que conmemora el centenario del nacimiento del poeta, dramaturgo, prestidigitador, escapista y cien etcéteras más, empieza a dar sus frutos. Tras el empuje que significó la antológica en el Macba del año pasado, el Año Brossa —coordinado por Manuel Guerrero— ha propiciado su regreso a las librerías a través de la poesía y de los estudios sobre su obra. Se han reeditado los libros 'El saltamartí' (Proa), 'Furgó de cua' y 'Viatge per la sextina' (ambos en Acantilado), y Arola ha presentado tres volúmenes más de su proyecto 'Poesia escènica', que recoge todo su teatro. Especialmente recomendables, también, son dos antologías con intenciones diferentes: 'Poemes transgredits' (Nórdica) ofrece una mirada panorámica, que incluye su poesía visual, y 'Poemes de combat' (Vibop), a cargo de Joan M. Minguet, propone una lectura contemporánea de sus textos más beligerantes.

Cuanto más te adentras en la obra de Brossa, más comprendes su carácter expansivo, multiforme, de una curiosidad que busca siempre los límites de la expresión: levantar la alfombra de las convenciones formales para ver qué se esconde debajo, o incluso para hacerla desaparecer en sí misma. Entonces entiendes, también, que estamos ante un autor transformador a nivel internacional. Esta presencia sobresale en la exposición 'La xarxa al bosc', que se puede ver en el nuevo espacio de la Fundació Joan Brossa. Comisariada por Eduard Escoffet, explora su relación con la poesía experimental, entre 1946 y 1980, situándola junto a voces como las de Broodthaers, Guillem Viladot o Nicanor Parra, entre otros. Entre todos ellos, Brossa levanta el dedo sin hacer aspavientos, pero concentra la atención. Así, este Año Brossa debe servir también para entender que el poeta no es el eslabón, sino todo un trozo de la cadena que une las vanguardias de J.V. Foix, Junoy, Sindreu o Salvat-Papasseit, con la poesía actual de los Hac Mor, Casasses, Perejaume, Sunyol, Pey, Accidentes Polipoètics, Casellas y cien etcéteras más que quieren incluir a todos los que me dejo porque aquí no hay suficiente espacio. Y es que es exactamente como si Brossa hubiera escrito durante todo un siglo.

Temas Joan Brossa