01 oct 2020

Ir a contenido

El desarrollo de la telefonía 5G

 El presidente de Vodafone Espana,  Antonio Coimbra durante la presentacion de los servicios 5G.

EFE / PACO CAMPOS

5G, una carrera de fondo

Pere Tuset

El paso que ha dado Vodafone es solo el punto de partida de la tecnología 5G y lo mejor aún está por llegar en los próximos años

Esta semana Vodafone ha anunciado conjuntamente con el fabricante Huawei el lanzamiento de su red 5G, convirtiéndose en el primer despliegue precomercial de la tecnología en nuestro territorio y en Europa. La red 5G comenzará a funcionar este próximo sábado 15 de junio en seis ciudades principales (Madrid, Barcelona, ​​Sevilla, Málaga, Bilbao y Valencia) y permitirá ofrecer velocidades de descarga de hasta 1 Gbps inicialmente y de hasta 2.2 Gbps a finales de año, lo que supondrá multiplicar por diez la capacidad actual de la red 4G. En una segunda fase del despliegue también se incorporarán otras ciudades como Zaragoza, Vitoria, San Sebastian, La Coruña, Vigo, Gijón, Pamplona, ​​Logroño y Santander, lo que permitirá incrementar el número de usuarios de la red.

A nivel técnico, el desarrollo que ha hecho Vodafone es del tipo no autónomo, es decir, la red 5G se despliega conjuntamente con la red 4G existente, de forma que sólo se utiliza la tecnología 5G para la descarga de datos a gran velocidad, mientras que la transmisión de voz y la propia señalización de la red utiliza la tecnología 4G. Para hacerlo posible la compañía licenció 90 MHz en la banda de 3.7 GHz para un periodo de 20 años y un coste total de 198.1 millones de Euros en la subasta que el Ministerio de Economía y Empresa llevó a cabo el año 2018.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero a pesar de la novedad que supone, el despliegue de la red 5G estará limitado a zonas céntricas, parques tecnológicos o zonas universitarias con el objetivo de llevar a cabo pilotos que permitan validar el funcionamiento de la tecnología y sus aplicaciones (Internet de las Cosas , Vehículo Conectado, Realidad Aumentada, etc.). Además, por el momento solo podrán disfrutar de esta tecnología aquellos usuarios de la compañía que dispongan de terminales de última generación (por ejemplo, Samsung Galaxy S10, LG V50 ThinQ o Xiaomi Mi MIX 3), y que tengan contratada la tarifa de datos ilimitada total (50 € / mes, IVA incluido), ya que sino la velocidad de descarga efectiva estará limitada a 2 Mbps o 10 Mbps a pesar de disponer del dispositivo adecuado y de cobertura 5G.

En paralelo, la tecnología 5G continúa su proceso de estandarización y se prevé que esté completada durante el primer trimestre de 2020. Según la asociación internacional encargada de este proceso (3GPP), la nueva versión incluirá los detalles de funcionamiento de otro tipo de despliegue (autónomo), lo que permitirá incrementar la eficiencia y simplificar la implantación de la red, así como aumentar la capacidad de transmisión de datos de los dispositivos móviles hasta los 10 Gbps.

Una vez cerrada la especificación los fabricantes de dispositivos y los operadores podrán completar el desarrollo de los nuevos productos y empezar a testear en despliegues precomerciales, lo que se espera que ocurra a finales de 2020 o principios de 2021. Podemos decir pues que este despliegue es solo el punto de partida de la tecnología 5G y lo mejor aún está por llegar en los próximos años.

Competición

Sorprende pues que Vodafone haya decidido anticiparse a sus principales competidores, Movistar y Orange, teniendo en cuenta que el desarrollo de la tecnología 5G es una carrera de fondo y no de velocidad. Quizás esta decisión responde al objetivo de posicionarse tecnológicamente y a nivel de márketing, al igual que hizo Orange con la tecnología 4G en el año 2013, para intentar recuperar parte de la cuota de mercado que la compañía ha perdido el último año debido a las ofertas de servicios integrados (telefonía, televisión y datos) de las otras operadoras. Según los datos que ofrece la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) en su página web, entre 2018 y 2019 Vodafone perdió un 1% de la cuota de mercado en servicios de telefonía móvil y de banda ancha móvil a pesar de que estos mercados crecieron un 2% y un 3.5% respectivamente.

Por tanto, de cara a los próximos años habrá que estar atentos a tres aspectos principales de la adopción de la tecnología 5G. En primer lugar habrá que ver cómo funcionan estos despliegue precomerciales, pues de su éxito dependerá la percepción que tienen los usuarios de la empresa que les proporciona el servicio. En segundo lugar, habrá que ver las expectativas con las que lo reciben los usuarios, especialmente teniendo en cuenta que la tecnología 4G cubre buena parte de las necesidades de comunicación actuales y los casos de uso de la tecnología 5G todavía se están trabajando. Finalmente, también habrá que ver cómo reaccionan las empresas de la competencia, principalmente Movistar y Orange, ya que esperar a hacer el despliegue de la tecnología 5G una vez esté consolidada les puede dar una ventaja competitiva a nivel tecnológico y económico que vaya más allá de las campañas de marketing constantes en las que nos hemos acostumbrado a vivir.

*Profesor e investigador del grup Wireless Networks de la UOC.