Ir a contenido

Editorial

Sánchez, Iglesias y el Gobierno de cooperación

Ciudadanos y PP siguen abriendo las puertas de las instituciones a la extrema derecha

El presidente de la Asamblea de Madrid, Juan Trinidad, al que felicitan sus compañeros.

El presidente de la Asamblea de Madrid, Juan Trinidad, al que felicitan sus compañeros. / David Castro

Un Gobierno de cooperación. Esa es la fórmula con la que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias lograron que la primera reunión oficial para negociar la investidura pudiera presentar un avance. La fórmula parece indicar que Unidas Podemos prestará su apoyo pero sin entrar directamente en el Gabinete, como pedía de forma insistente la formación morada, en una situación de enorme debilidad tras los malos resultados de las elecciones municipales.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Se disfrace como se disfrace, de ser así Iglesias habrá sufrido un duro golpe ante la firmeza de Sánchez en su decisión de formar un Gobierno solo del PSOE. En cualquier caso, ese Ejecutivo de cooperación no asegura la investidura, ya que en sus reuniones con Sánchez Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (Cs), estos reiteraron que no apoyarán la investidura del secretario general socialista ni se abstendrán, en segunda vuelta, para facilitar un Gobierno del PSOE.
PP y Cs apuestan por otros aliados: la ultraderecha de Vox. Los tres partidos han alcanzado un pacto sobre la composición de la Mesa de la Asamblea de la Comunidad de Madrid, que presidirá el candidato de Cs.  En los próximos días saldremos de dudas. Pero el pacto de Madrid se ha repetido en Murcia, donde Ciudadanos presidirá la Asamblea de la Comunidad, aunque aquí Vox votó en blanco. En ambas comunidades, el PSOE fue la lista más votada. Todos ellos tienen como antecedente el pacto en Andalucía. Por muchos malabarismos verbales a los que recurra, es evidente quiénes son los socios de Cs.