Ir a contenido

La llegada del 5G

Movilidad en modo digital

MONRA

Movilidad en modo digital

Carmina Crusafon

La digitalización está transformando las rutinas de transporte privado

Asistimos a una transformación en el mundo del transporte debido al despliegue de la tecnología digital, la implantación de la inteligencia artificial y la inminente llegada del 5G. Esto resulta en un nuevo vocabulario, una diversidad de modalidades de movilidad, así como en nuevos usos y servicios aplicados al transporte privado. Veamos cuáles son los cambios.

El primer aspecto por destacar es la aparición de nuevos conceptos vinculados al transporte y a nuestra movilidad diaria. Primero llegaron las aplicaciones digitales que, a través del móvil, nos permiten compartir trayectos en vehículos privados o bien su alquiler por horas o días entre particulares. Estos vehículos de uso compartido se han popularizado especialmente entre la gente joven y están compitiendo con rutas de transporte público tradicional. Luego llegaron los patinetes y las bicicletas eléctricas que han invadido las ciudades y que sirven para cubrir el primer y último kilómetro de un trayecto. Esto equivale a lo que se conoce como la micromovilidad.  Este concepto está en auge en las grandes ciudades y algunos ven en ella nuevas oportunidades de negocio.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El cambio más significativo se produce en el mundo automovilístico. Hace pocas semanas se presentaron las novedades de este sector en la feria del automóvil de Barcelona. Los grandes protagonistas fueron los coches eléctricos. Estos son la primera etapa de un proceso de cambio trascendental que ha de conducir hacia los vehículos autónomos y conectados. Un cambio radical con el que desaparecerán los conductores y será la comunicación entre coches e infraestructuras lo que marcará la nueva dinámica del transporte.   

¿Qué es la nueva movilidad? 

La conectividad digital está impactando en todos los sectores económicos. Se amplían las oportunidades para cada industria. En el caso del transporte, el gran cambio se produce porque el coche pasa de ser un producto a un servicio. Ya no hablaremos únicamente de comprar, sino que en muchas ocasiones solicitaremos servicios vinculados a diferentes vehículos.

En esta nueva movilidad jugará un papel fundamental el despliegue de la tecnología 5G, que va a permitir la recogida de multitud de datos. Esto resultará en una movilidad conectada. Los expertos explican que sus beneficios serán visibles en los siguientes ámbitos: se reducirá la contaminación, la congestión del tráfico y el número de accidentes. Se mejorará la seguridad vial, la eficiencia energética y se acortarán los tiempos de desplazamientos. Asimismo, todos estos datos disponibles deberían mejorar las políticas públicas de transporte.

El coche del futuro

Uno de los grandes cambios que nos trae la revolución tecnológica es que el coche se convierte en un nuevo espacio donde realizar diferentes actividades. La desaparición del conductor y su nuevo diseño hará que todos sus ocupantes puedan disponer de un nuevo tiempo en movilidad.

Las marcas de automóvil ya están pensando en qué tipo de servicios podrán ofrecer en sus vehículos. Se habla del ‘auto-infotainment’, aquella oferta de contenidos de entretenimiento e información pensados para consumir en el coche. Algunas empresas de videojuegos ya están diseñando versiones adaptadas para este nuevo espacio. Otro de los cambios se produce al poder conectar el coche con otros dispositivos. Esto es un ejemplo del internet de las cosas. De hecho, Google ya ha anunciado que su asistente digital Google Home se podrá conectar al coche y durante los trayectos se le podrán ordenar diferentes tareas y/o consultas. Este es un primer ejemplo de esta conexión que se irá produciendo entre los diferentes dispositivos gracias a las conexiones del 5G.

Si con la llegada de los coches eléctricos se produce un cambio muy apreciable a nivel de ruidoscuando lleguen los vehículos autónomos la transformación va a ser completa. De momento, estos están circulando en modo de prueba en distintos circuitos cerrados y también en algunas ciudades estadounidenses. De hecho, una de estas zonas de prueba se encuentra en Florida, en concreto, en un barrio residencial para jubilados. Allí, la llegada de los vehículos autónomos está teniendo un impacto muy positivo. Se ha ampliado la movilidad de sus habitantes, ha mejorado la economía local y ha impactado positivamente en su salud emocional. Ojalá esta realidad de Florida pueda replicarse en otras partes del mundo.