Ir a contenido

Análisis

El año de Holanda

REUTERS / RAFAEL MARCHANTE

El año de Holanda

Axel Torres

La selección neerlandesa puede cerrar con un título europeo el curso de la impactante resurrección del fútbol de su país

Conviene recordar que la selección de Países Bajos no logró clasificarse para las fases finales de la Eurocopa 2016 y del Mundial 2018. La superaron, en esas liguillas previas, equipos como la República Checa, Islandia, Turquía o Suecia. Se sucedían los entrenadores sin que nadie diera con la tecla y se llegó a la conclusión de que no estaba fallando el método formativo ni la dirección técnica: simplemente, por primera vez en mucho tiempo, tenían una mala generación y faltaba talento.

Resulta sorprendente leer esta última frase ahora, pero la pronunciaban técnicos y exjugadores neerlandeses hace menos de 12 meses cuando se les preguntaba por las razones de estos resultados recientes tan decepcionantes. Sirva esta referencia para darnos cuenta del impactante salto que ha dado el fútbol de ese país en un año: ha protagonizado, con canteranos nacionales liderando al Ajax en el campo, la gran historia de la Champions League que acaba de terminar; ha convertido a Virgil van Dijk en campeón de Europa y en aspirante al Balón de Oro, y ha colocado a su selección en la final de la Liga de las Naciones tras haber eliminado a Francia, Alemania e Inglaterra. El balón se ha vuelto a teñir de naranja.
 

Solo Jürgen Klopp creía que Virgil van Dijk valía 85 millones cuando lo fichó del Southampton

Quizá ahora resulte sorprendente comprobar que Virgil van Dijk debutó con la absoluta muy tarde, en el 2015, cuando ya tenía 24 años, y que no se afianzó como titular indiscutible hasta finales del siguiente. Se podría acusar a los técnicos de la federación de una cierta detección tardía que contrasta con el papel que se le ha entregado desde muy joven al que hoy es su compañero en la pareja de centrales, Mathijs De Ligt, pero la realidad es que todos pecamos un poco de lo mismo con el impresionante defensor del Liverpool: solo Klopp creía que valía 85 millones cuando lo contrató del Southampton. Tras haberlo visto en el Celtic escocés a un nivel poco llamativo, los analistas pensábamos que estaba lejos del primerísimo nivel mundial en el que hoy no dudamos en colocarle.

La final de Oporto tendrá un componente de revancha indudable para un Cristiano Ronaldo imperial en la semifinal frente a Suiza. Se medirá a De Ligt, Frenkie De Jong, Blind y van de Beek, todos ellos importantísimos en la gesta del Ajax ante su Juventus en cuartos de final de la Champions League. El de Madeira, autor de un 'hat-trick' de golazos descomunales ante los helvéticos, solo ha ganado la liga italiana en su primer curso en Turín, y aunque aún cueste encontrarle un prestigio superlativo a una Nations League que vive su campaña inaugural, deseará agregar un título continental más a su palmarés para apurar sus ligeras opciones de conquistar el Balón de Oro del 2019. Al fin y al cabo, Lionel Messi tendrá la oportunidad de intentar levantar una Copa América este mismo verano, y aunque el nuevo torneo de la UEFA no tenga ni de lejos el mismo pedigrí, es lo único con lo que el ex del Real Madrid podría contrarrestar un hipotético éxito del azulgrana con la selección argentina en el certamen de Brasil. Y negarle al mismo tiempo un doblete a Van Dijk.

Temas: Fútbol