Ir a contenido

Dos miradas

Rosalía y sus bailarinas, durante su actuación en el Fòrum de este sábado, en el marco del Primavera Sound.

ALBERT BERTRAN

La dimensión del problema -al destacar que Rosalía hablara en catalán, lo que debería ser normal, como una noticia incluso de alcance político- nos sirve para medir, entre otras cosas, el declive de la lengua propia

¿Ustedes se imaginan a Edith Piaf, en el Olympia de París, hablando en francés? ¿O a Bruce Springsteen, en New Jersey, dirigiéndose al público en inglés? ¿Y se imaginan unos titulares que dijeran "han tenido el detalle de hablar en francés (o en inglés) ante su público"? Pues eso es lo que ha pasado en el Primavera Sound, en el Fòrum, es decir, en Barcelona, ​​con los comentarios durante el concierto de una cantante que se llama Rosalía Vila Tobella y que es de Sant Esteve Sesrovires y que tiene el catalán como lengua materna. Rosalía, sí, la estrella. He leído esto en algunos medios: "El gesto de Rosalía con Catalunya". ¿Qué gesto? ¿Que hablara en catalán, una noche de junio de 2019, en Catalunya?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La dimensión del problema – al destacar lo que debería ser normal (incluso banal, intrascendente) como una noticia incluso de alcance político - nos sirve para medir, entre otras cosas, el declive de la lengua propia, cuyo uso es percibido como una concesión o un regalo o una muestra de simpática complicidad regional. Y esto tanto funciona para los que censuran que Rosalía hablara en catalán como para los que se sorprenden de ello o para quienes se emocionan porque lo hizo.