Ir a contenido

Editorial

El Gobierno de Italia se tambalea

Una eventual cita con las urnas colocará al país ante el riesgo de que sea la extrema derecha la que arbitre aún más la situación

El vicepresidente de Italia y líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigui di Maio.

El vicepresidente de Italia y líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigui di Maio. / Massimo Percossi (EFE)

La coalición de Gobierno en Italia se tambalea en medio de una tormenta perfecta para que el entendimiento del Movimiento 5 Estrellas (M5E) con La Liga toque a su fin. El resultado de las europeas del domingo, que convirtieron a la extrema derecha en el primer partido del país –34% de los votos– y el batacazo de los estrellados, situados en tercer lugar, por detrás del Partido Democrático (PD, centroizquierda), las dificultades cada vez mayores para una verdadera complicidad entre el líder del M5E, Luigi di Maio, y el ultra Matteo Salvini y, por último, la alarmante situación de la economía –recesión y una deuda pública equivalente a más del 130% del PIB– han llevado al Gobierno a una situación imposible y a Italia, a un callejón sin salida.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Aunque Di Maio haya superado con un apoyo amplio de las bases el trance de someter a la militancia su continuidad al frente del partido, que es tanto como decir en el Ejecutivo, difícilmente podrá frenar el aumento de la inestabilidad. El resultado de las europeas permite a Salvini afrontar con confianza un adelanto electoral y justifica el temor al descalabro en el M5E y una relativa esperanza en el PD, saneado su liderazgo con la dirección de Nicola Zingaretti. Dicho de otra forma, una eventual cita con las urnas colocará al país ante el riesgo de que sea la extrema derecha la que arbitre la situación, unida a los herederos de Berlusconi, ahora en orden disperso. Fruto todo de un sistema de partidos muy volátil, incapaz de afrontar una crisis social galopante.