Ir a contenido

Editorial

Mafia en el fútbol español

El amaño de partidos para ganar dinero en las apuestas pone en riesgo la credibilidad de la competición

firma editorial cast

El Periódico

Imagen del partido Valladolid-Valencia del 18 de mayo del 2019

Imagen del partido Valladolid-Valencia del 18 de mayo del 2019 / R. GARCIA (EFE)

No se trata del primer caso de corrupción y amaño de resultados en el mundo del deporte, pero la desarticulación de una mafia que llevaba a cabo estas actividades delictivas en España, en partidos de fútbol de Primera y Segunda División, pone de nuevo sobre la mesa una práctica fraudulenta que atenta contra la limpieza en los terrenos de juego y que proporciona notables beneficios ilegales a quienes se aprovechan de las grandes cantidades que se mueven en el universo de las apuestas, más de 7.000 millones de euros el año pasado. 

Los 10 detenidos por la Policia Nacional, entre los que se cuenta el presunto cabecilla de la organización, el exfutbolista del Real Valladolid Borja Fernández, y el presidente de la Sociedad Deportiva Huesca formaban parte de un entramado que se dedicaba a controlar determinados partidos (no solo el resultado final, sino también en el descanso, u otros asuntos menores, en apuestas combinadas sobre córneres o faltas) con la participación de jugadores que recibían dinero a cambio de participar en el tongo. Imputados por pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales, venían siendo investigados desde la denuncia formulada por La Liga a raíz del partido Huesca-Nàstic de la temporada 2017-2018, que generó un gran movimiento de apuestas extrañas y de ingentes cantidades provenientes de Ucrania y China a través de apostadores profesionales.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La falta de regulación en determinados países, mayoritariamente asiáticos, y la globalización de este tipo de apuestas permiten unos amaños que, aun siendo computarizados por programas informáticos en tiempo real y perseguidos por las autoridades, muchas veces se escapan del control policial. No así esta vez, en lo que representa una de las acciones más contundentes contra este tipo de prácticas delictivas que suponen la existencia de un mercado negro con grandes transacciones, la mayor parte en competiciones menores y, por eso, menos controladas. En otros deportes, desde el tenis al béisbol o el baloncesto, se han dado casos similares, y en el fútbol el mayor fraude se dio en Italia en 2006, con la participación de Juventus, Fiorentina y Lazio, que, además de las consecuencias penales individuales, descendieron administrativamente de categoría. Cuando se cierre la investigación y se confirmen las pesquisas, deberán tomarse  decisiones drásticas, por el bien del deporte y el prestigio de la competición.