Ir a contenido

Editorial

Explotación sobre ruedas

No se trata de demonizar los nuevos modelos de negocio, como el de Glovo, pero sí de renovar el marco normativo para evitar rendijas jurídicas que permiten situaciones de explotación laboral

El Periódico

Un mensajero de Glovo por las calles de Barcelona.

Un mensajero de Glovo por las calles de Barcelona. / RICARD CUGAT

La muerte de un repartidor de Glovo ha puesto en el punto de mira un sector aupado en la precariedad de sus trabajadores. Forzados por unas condiciones extremas de productividad, con jornadas extenuantes en las que llegan a recorrer entre 60 y 80 kilómetros al día, las condiciones laborales de estos 'riders' poco tienen que ver con las supuestas bondades de la economía colaborativa. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Glovo es una 'start-up' española fundada en el 2015. Su modelo de negocio consiste en conectar clientes que solicitan un pedido y repartidores que compran lo solicitado y lo entregan a domicilio. Para eso utilizan su propio teléfono y bicicleta. No están en nómina, no les protege una relación contractual más allá de un seguro privado que cubre la actividad del repartidor. Sobre ello, los sindicatos son concluyentes. Se trata de una relación de explotación que agota al trabajador y pone en riesgo su seguridad. Son demasiados los accidentes graves que ni siquiera son considerados como tales, sino como enfermedad común. La mayoría de los trabajadores son 'falsos autónomos’ pero aún hay algunos más desprotegidos. Los inmigrantes ilegales, al carecer de papeles, utilizan la aplicación de otros. Ni siquiera están registrados como 'riders'. Este sería el caso del joven de 22 años mortalmente atropellado. No se trata de demonizar los nuevos modelos de negocio, pero sí de renovar el marco normativo para evitar rendijas jurídicas que, en pleno siglo XXI, permiten situaciones de explotación laboral.