Ir a contenido

EDITORIAL

ERC gana en BCN, la derecha en Madrid

Maragall se impone a Colau pero el independentismo se queda muy lejos de la mayoría en la ciudad

La suma de PP, Cs y Vox en la comunidad y la alcaldía de Madrid amarga la victoria del PSOE en las tres elecciones

firma editorial cast

El Periódico

Ernest Maragall celebra su victoria en las elecciones al Ayuntamiento de Barcelona.

Ernest Maragall celebra su victoria en las elecciones al Ayuntamiento de Barcelona. / JORDI COTRINA

La larga noche de escrutinio de las elecciones municipales, autonómicas y europeas dibujó en España y Catalunya un escenario muy diverso, en el que los pactos poselectorales decidirán el color de muchos ayuntamientos, en ocasiones desplazando del poder a la lista más votada. La noche dejó sobretodo tres nombres propios: Ernest Maragall, que ganó las elecciones en Barcelona a Ada Colau; Carles Puigdemont, que se impuso de forma clara en el cuerpo a cuerpo con Oriol Junqueras en las elecciones europeas en Catalunya; y Manuela Carmena, que venció en las municipales en Madrid pero no evitó que el bloque de derechas (PP, Cs y Vox) sume mayoría absoluta.

Los ganadores, números en mano, de las elecciones en Catalunya (ERC) y España (PSOE) vivieron una noche agridulce. En Catalunya, el panorama es sumamente complejo e incluso contradictorio. En las municipales, ERC fue el partido más votado pero no logró la hegemonía a la que aspiraba. En el área metropolitana, por ejemplo, el PSC logró un gran resultado (sobre todo en L’Hospitalet y Santa Coloma de Gramenet y Cornellà). Y en las elecciones europeas, la victoria de Puigdemont y el buen resultado del PSC  supusieron un duro golpe para la candidatura que lideraba Junqueras, que quedó tercera. En el duelo por la hegemonía independentista Puigdemont sigue siendo un rival inalcanzable para los republicanos. El expresident ve de esta forma refrendada en la urnas su estrategia de tensión permanente con el Estado frente a la bandera de la moderación que enarbola Junqueras. Ahorá intentará llevarla a Estrasburgo, como ya ha anunciado.

Lejos de la mayoría

Y, sin embargo, uno de los grandes premios de la noche, la alcaldía de Barcelona, la ganó ERC con Maragall. Pero también en la capital de Catalunya el resultado es muy complejo. Pese a la victoria de ERC, el independentismo se quedó lejos de la mayoría en la ciudad. De la misma forma, Colau y el socialista Jaume Collboni (buen resultado el suyo, doblando los ediles del 2015) tampoco suman para gobernar. Mención especial merece el mal resultado de Manuel Valls, que logró solo un escaño más que Cs en el 2015, y que no consiguió ser ni líder de la oposición ni socio esencial para gobernar a no ser que se desdiga de lo dicho durante la campaña electoral. Con solo 10 ediles (uno menos que Colau en el 2015), pactar es esencial para Maragall, que no suma con Junts per Catalunya, que solo alcanzó los cinco ediles.

En términos españoles, el PSOE ganó las elecciones europeas, las municipales y en la mayoría de las comunidades autónomas en liza. Sin embargo, el desplome de Podemos y sus confluencias hace que en muchas administraciones un pacto a la andaluza (PP, Cs y Vox) pueda desplazar a la izquierda del poder. Los candidatos situados a la izquierda del PSOE vivieron una noche amarga. La mayoría de los alcaldes del cambio fueron derrotados (Madrid, Barcelona, las ciudades gallegas, Zaragoza...). La división de la izquierda fue letal para Carmena en Madrid.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los resultados en Madrid (ayuntamiento y comunidad) son la peor noticia del 26-M para el PSOE y oxígeno para Pablo Casado.  El PP, pese a su descenso, evitó el sorpasso de Cs y puede mantener el poder en Madrid y en otros ayuntamientos y comunidades si la derecha (populares y Cs) pactan con la ultraderecha. Es decir, si Casado y Albert Rivera dan legitimidad a la entrada de los ultras en las instituciones. En su balance electoral Sánchez llamaba a los otros partidos (en realidad, a Cs) a levantar el cordón sanitario al PSOE. Es muy improbable que sea así. En un momento en que en Europa los partidos se conjuran para frenar a la ultraderecha, la derecha española se dispone a darle carta de naturaleza a Vox antes que plantearse un pacto con el PSOE.

En el Parlamento europeo, la presencia de los euroescépticos no será tan alta como se temía. Con una alta participación, el PP europeo ganó las elecciones, en las que los verdes y sobre todo los liberales lograron unos buenos resultados. También en Europa el bipartidismo se tambalea: conservadores y socialdemócratas ya no suman mayoría.