Ir a contenido

Diputados presos

Saludo entre Pedro Sánchez y Oriol Junqueras, en el Congreso de los Diputados.

J.J. GUILLÉN (EFE)

Primeros pasos de deshielo

Sílvia Cóppulo

En esta legislatura se deberán buscar soluciones políticas a la cuestión catalana. Parece aconsejable que la prisión preventiva se sustituya por la libertad condicional

Los dos millones de votantes independentistas de Catalunya se sienten orgullosos de cómo los cinco presos políticos han tomado posesión de sus escaños en las Cortes españolas, han sonreído a todo el mundo, han cruzado palabras con otros lideres políticos para allanar el camino de la negociación y, una vez más, sin apearse de sus reivindicaciones, han sabido superarse en dignidad. Se despertaron de buena mañana en la cárcel y a ella han vuelto después del trabajo. La Fiscalía del Tribunal Supremo presenta ante la Sala que juzga el 'procés' un escrito para que las Cortes les suspendan de funciones. Se verá cuál es la decisión definitiva. Se verá después de las elecciones de este domingo próximo. El PSOE no quiere que esa decisión enturbie sus resultados. Pero volvamos a los hechos. Esos mismos diputados no pudieron ocupar sus escaños en el Parlament de Catalunya, y durante un año y medio unos enormes lazos amarillos han ocupado sus asientos. Así, pues, ¿estamos ante un inicio de deshielo? ¿Se trata de enviar el mensaje de que ya se les ha “escarmentado” suficientemente?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La supuesta criminalidad de los supuestos golpistas que supuestamente humillan a todos los españoles y a la democracia se ha fundido en los dos besos que, de manera inteligente, Inés Arrimadas le dio a Josep Rull, en la conversación entre Sánchez (Jordi) y Sánchez (Pedro) mientras hacían cola y en el apretón de manos entre Oriol Junqueras y el presidente del Gobierno. "Tenemos que hablar", le indicó el republicano. Cierto es que el ruido de la derecha española para acallar a los independentistas presos es molesto. Que Rivera no cesa en su particular cruzada para erigirse en el líder de la oposición, pero la sentencia del juicio al 'procés' está próxima y es en esta legislatura donde se deberán buscar soluciones políticas a la cuestión catalana en España y ante Europa (Puigdemont y Junqueras obtendrán representación en el Parlamento Europeo). Parece aconsejable que la prisión preventiva se vaya sustituyendo por la libertad condicional. La ciudadanía española está a punto.