Ir a contenido

LA CLAVE

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, en el Palau de la Generalitat, en una imagen de octubre del 2017.

FERRAN SENDRA

El tiempo que viene ya está aquí

Luis Mauri

El duelo Junqueras-Puigdemont y las batallas de Barcelona y Madrid completarán el marco político español engendrado por la doble vuelta electoral de esta primavera, en el que pocas cosas se anuncian ya igual que antes

La doble vuelta electoral de esta primavera está creando marcos políticos de enorme trascendencia. El tiempo que viene seguirá marcado por la crisis catalana, el trance más afilado y alarmante de la democracia española desde la intentona golpista de 1981Catalunya seguirá siendo el gran asunto, pero nada se anuncia ya igual que antes: ni el abordaje, ni la gestión, ni la acción, ni la reacción.

A falta de la segunda vuelta en las urnas, el perímetro del nuevo escenario resulta de la combinación de múltiples y novedosos vectores políticos. Resurrección de la socialdemocracia en España tras la década posterior a la Gran Depresión. Honda fragmentación de la derecha por primera vez desde el ocaso de UCD/CDS. Hundimiento del otrora todopoderoso PP. Irrupción institucional de la extrema derecha, aunque con menor intensidad que en el contexto europeo. Incremento de la influencia de España en el núcleo europeísta continental y, de forma muy especial, en la familia socialista europea.

Más vectores que confluyen en el nuevo perímetro español. Victoria inapelable en primera vuelta de ERC sobre la neo/posconvergencia. Afianzamiento de la ventaja republicana en la larga guerra por el trono del nacionalismo catalán, aún  pendiente de una segunda vuelta marcada por el gran duelo en el OK Corral independentistaJunqueras Puigdemont, frente a frente al caer la tarde. Pérdida de influencia del nacionalismo catalán en el Congreso. Los nacionalistas vascos, hoy ajenos al aventurerismo, se adueñan del poder de influencia de sus homólogos catalanes en la política española.

Las batallas de Barcelona y Madrid

Otros vectores completarán el marco en los próximos días y meses. La batalla de Barcelona, donde Collboni se acerca veloz a los favoritos, Maragall Colau. El doble combate de Madrid entre izquierda y derecha por el ayuntamiento y la Comunidad. La sentencia del juicio del 1-O en el Tribunal Supremo. La culminación de la contienda ERC-JxCat en unas elecciones autonómicas. Y la sutura o el desgarro entre las almas irredenta y realista del PDECat.

Este es el terreno de juego de la nueva época.