Ir a contenido

Análisis

El silencio de Javi Gracia

REUTERS / IAN WALTON

El silencio de Javi Gracia

Axel Torres

El navarro cierra la gran temporada del Watford midiéndose al Manchester City en la final de la FA Cup

No fueron pocos los analistas que, antes de empezar la temporada, señalaban que el Watford tenía peor plantilla que el Fulham, que ha acabado descendiendo. Javi Gracia fue a caer en el club que menos se asemejaba a su personalidad discreta y a su devoción por el trabajo silencioso: ninguno de los siete entrenadores anteriores había durado en el cargo más de un año. La plantilla, compuesta por 18 nacionalidades distintas, era conocida por la dificultad de convertirla en un bloque que caminara hacia una única dirección. Tras una Premier League en la que ha rozado posiciones europeas y en la que la amenaza del descenso jamás ha estado cerca, Gracia peleará este sábado por el primer título de la historia del Watford. Ya ha igualado la proeza del mítico Graham Taylor, que dirigiendo a los 'hornets' llegó a la final de la FA Cup de 1984 y la perdió ante el Everton. El navarro es el único que puede evitar que el Manchester City gane todos los títulos nacionales de la temporada.

Gracia llegó a Vicarage Road a mediados de la temporada pasada, cuando Marco Silva fue destituido por una mala dinámica de resultados tras haber flirteado con el fichaje por el Everton, que lo acabó contratando el verano siguiente. Es curioso: en los pocos meses que estuvo en el Watford, Silva recibió grandes elogios y se le relacionó con los banquillos más importantes de Inglaterra en los que pudieran surgir vacantes. Gracia ha hecho mucho más que eso: ha dado continuidad a un gran comienzo, lo ha sostenido en el tiempo y ha alcanzado una final copera. Se ha convertido en el primer técnico que logra disciplinar a Gerard Deulofeu sacándole al mismo tiempo todo el brillo a su talento individual, alejándolo de la etiqueta de futbolista de fogonazos intermitentes que amenazaban con apagar su proyección. Y, en cambio, Javi Gracia es quizá el entrenador del que menos se habla en Inglaterra. Es cierto que entrena a un club de perfil bajo y que no deja titulares llamativos en las conferencias de prensa, pero a otros se les ha situado en las subastas de los banquillos más glamurosos habiendo hecho menos méritos.

El técnico se hizo célebre en España al lograr con el Málaga una sonada victoria en el Camp Nou

En España se hizo famoso por su maestría táctica para combatir al Barcelona. Le dejó las bandas libres y le cerró todos los espacios interiores, consiguiendo una victoria de enorme prestigio en el Camp Nou dirigiendo al Málaga. Desde entonces, muchos entrenadores le han imitado. Teniendo en cuenta la cercanía ideológica entre el juego de aquel Barça y el del City de Guardiola, no sería descabellado que el navarro recuperara el mismo libreto y lo aplicara en Wembley.

Antes de marcharse a Inglaterra, Javi Gracia vino un día a la televisión y contó que se había quedado a vivir en Málaga porque allí podía ser más anónimo que en su Pamplona, donde aún le hacía daño el sufrimiento de sus conciudadanos. No había cerrado la herida del descenso de Osasuna. Cuando lo comentó en directo, casi se puso a llorar. Donde más quería triunfar vivió la mayor de las decepciones. Es reconfortante comprobar que la vida sigue incluso después de sumergirse en las profundidades del dolor.