Ir a contenido

análisis

Messi, en el Liverpool-Barça, disputado en Anfield el 7 de mayo del 2019.

La Champions o el vacío

Sònia Gelmà

Sin consuelo. El barcelonismo sigue arrastrando los pies mientras camina. Pese al esfuerzo racional de poner en valor la excepcionalidad de ganar un doblete, el estado de ánimo general indica que el club y sus aficionados acaban la temporada perdidos, inmersos en la nada.

Cuando ganas ocho de las últimas 11 ligas, el campeonato doméstico te empieza a parecer poco, y más cuando tu máximo rival dimite sistemáticamente por Navidad mientras se le caen las Champions de los bolsillos. No se pueden comparar las sensaciones con el City, a quien el Liverpool ha exigido hasta la última jornada. De hecho, los 'reds', que no ganan una liga desde hace casi 30 años, se cambiarían por los de Guardiola. Ahora que lo que parece fácil es ganar la Liga, le podemos preguntar al Tottenham por ello. Pero lo del Barça es humano, buscas lo que no tienes.

La Champions ha pasado a ser una obsesión porque es la manera de volver a decirle al mundo que el Barça es el mejor. Es el camino obvio para ser admirado, como en otro tiempo lo había sido por su juego preciosista. Porque cuando ya no puedes marcar estilo -cuando ya no te sientes especial- ganas Ligas y Copas, pero te sientes uno más. Y el Barça y sus aficionados quieren dejar huella, porque así es como pueden sentirse por encima del eterno rival, de ese Madrid que les supera en títulos, pero ante el cual pueden lucir identidad. La Champions es el antídoto ante la sensación de ser de nuevo terrenal, la manera más fácil de volver a subir al pedestal.

¿Dará el giro Valverde?

Tras tres años de descalabros europeos, es el momento de recuperar la idea, para que al menos sirva de refugio ante la derrota. Cabe preguntarse si Valverde puede dar ese giro, pero también si la plantilla es la adecuada para ello, y si el club y su dirección deportiva tienen suficiente personalidad para ese cambio de rumbo. Lo contrario, un simple parche, volverá a ser una patada a seguir. Una huída hacia adelante que solo resiste el título europeo: la Champions o el vacío.