Ir a contenido

Al contrataque

El ya cardenal, Juan José Omella, leyendo su discurso el el acto de nombramiento de cardenales.

ACN / POL SOLÀ

Nacionalismo y Lucifer

Xavier Sardà

Tenemos obispos de ultraderecha españolista y obispos claramente 'ultraindepes'. ¿Es este lío de patrias obra del Ángel caído?

Es curioso. Nos indignamos cuando la Iglesia pretende curar a los homosexuales, y nos parece lo más normal que continúen practicando exorcismos. Que nos curen del diablo, vamos. Pero, ojo, que el tema tiene trasfondo.

Resulta que 241 expertos han viajado a Roma para aprender y enseñar a exorcizar de la mejor manera. Pedro Barrajón, profesor de Teología, ha dicho que “El interés en el diablo crece cada año. En un mundo secularizado que se aleja de Dios, cada vez hay más espacio para el demonio”. Los organizadores creen que internet es un buen instrumento para Belcebú, si se utiliza de manera incorrecta. Parece que, después de Italia, España es el país con más exorcistas. Tranquilos, los hay catalanes.

Convención demoniaca

La edición de este año, la decimocuarta desde que se creó el curso, tiene una novedad llamativa. Por primera vez un católico, un ortodoxo, un anglicano, un pentecostal y un obispo luterano (no es un chiste) se han reunido para intercambiar experiencias sobre el diablo. Convención demoniaca.

Llama la atención el carácter acomodaticio de la Iglesia católica. En España, la orden benedictina es responsable del Monasterio de Montserrat y del Valle de los Caídos. La misma orden. Unos de ultraderecha y los otros independentistas. ¿Es un desbarajuste luciferino?

Tenemos obispos de ultraderecha españolista y obispos claramente 'ultraindepes'.  Algunos clérigos dicen que atentar contra la unidad de España es pecado y otros cargaron contra el Tribunal Constitucional y el Gobierno de España por no dejar votar en referéndum. ¿Qué opina el demonio de estas notabilísimas divergencias?  ¿No son estos distantes criterios una posible maniobra del mismísimo Pedro Botero?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Tenemos curas más divididos que en el cisma de Aviñón, en el que se disputaron la autoridad pontificia. El nuevo arzobispo de Tarragona es el que colgó la 'estelada' en el campanario de Jafre, y el cardenal Cañizares dice que es deber de los católicos “orar por España y su unidad” y que “la unidad de nuestra nación es una cuestión moral”. ¿Es este lío de patrias obra del Ángel caído?

¿Acabarán los clérigos españoles haciéndose exorcismos entre ellos? “Saca al independentista que llevas dentro, 'in nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti'”. O bien: “Surt, dimoni espanyolista, Benedictus Dea, Matri Gloria”. Al paso que vamos...

Volviendo al tema central del exorcismo, cabe hacerse la pregunta de si el demonio es independentista o no. En definitiva, ¿tienen razón los benedictinos de El Escorial o los de Montserrat? El tema no es menor, porque a la hora de confesarse esto puede resultar incómodo:

-Ave María Purísima.

-Padre, soy españolista.

-Dos padrenuestros y el programa de Esquerra, hijo mío.