22 feb 2020

Ir a contenido

Las elecciones del 26-Ml

Varufakis, cuando era ministro de Finanzas griego, en el 2015

EFE / SIMELA PANTZARTZI (EFE)

Varoufakis y el barco de Europa

Ricard Ustrell

Es sorprendente que el exministro griego de Economía se presente a las elecciones del 26-M cuando se fue insultando a sus interlocutores europeos

Me fascinan las películas en las que los protagonistas se ven abocados a destinos fatales. Me interesan porque no siguen ninguna lógica. Retratan la imagen de alguien que con buena fe lucha por un cambio pero que por falta de capacidades, por la inestabilidad del entorno, la poca confianza con los demás, la ingenuidad, la poca suerte o todas cosas a la vez, acaba derrotado. Es lo que vivió, por ejemplo, Yannis Varoufakis como ministro de Economía griego hace 4 años y que ahora parece que quiere volver a experimentar presentándose a las elecciones europeas.

Es sorprendente que quiera volver a la política. Duró seis meses como ministro griego y salió insultando a sus interlocutores europeos. Comprobó que quien realmente mandaba no eran los gobiernos sino las élites económicas. Su experiencia con el poder fue, en sí misma, una tragedia griega. "Se perdía más tiempo en decidir cómo se comunicaba la conclusión que en discutir lo que nos había llevado a reunirnos", dice todavía Varoufakis de sus reuniones con los europeos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Es honesto con lo que vivió, habla sin tapujos del entonces ministro de Economía español Luis de Guindos y de todos sus compañeros a los que "les preocupaba más quedar bien con las grandes empresas que con los habitantes de su país". Y precisamente por esta crítica que todavía hace, uno no puede evitar preguntarse qué le lleva a pensar que ahora sí será diferente y que podrá cambiar algo, presentándose a las elecciones europeas.

No sé si es por este destino fatal que se le vislumbra pero Yannis Varoufakis se hace escuchar. Las tragedias tienen un protagonista que lo da todo y como espectadores esto nos gusta. Varoufakis sigue siendo una estrella del rock de la economía que les recomiendo que escuchen, este miércoles, en el programa 'Quatre Gats', de TV-3. Los economistas le reconocen grandes capacidades teóricas y pocas prácticas. Quizás es esto. Su receta para Europa es esperanzadora. Pero al final, -hago 'spoiler'- el barco nunca reflota.