25 sep 2020

Ir a contenido

Dos miradas

Vídeo de la resolución emitida por la JEC, en respuesta a los recursos presentados por el PP y Ciudadanos contra la inclusión de Puigdemont, Comín y Ponsatí.

EFE VÍDEO

Alienados

Emma Riverola

La Junta Electoral Central, con unos argumentos más que discutibles al prohibir a Puigdemont, Ponsatí y Comín presentarse a las europeas, se convierte en el instrumento de una derecha que solo atiende la crispación

El día empezó negro para Puigdemont. Aunque los resultados electorales de JxCat no habían cumplido los pronósticos más agoreros, ERC acababa de consolidarse como fuerza hegemónica del independentismo. En plena resaca electoral, el Consell per la República no tuvo otra idea que anunciar en un tuit: “Después de semanas de trabajo intenso, a partir de hoy os iremos explicando muchas novedades. Para empezar, ponemos en marcha los sellos de la República Catalana. ¡Llenemos Europa de libertad y democracia!”. El mensaje iba acompañado de un vídeo en el que Puigdemont mostraba un simple sello personalizado. El tuit no podía ser más bobo y decepcionante para tantos independentistas. Ni siquiera Puigdemont compartió esa publicación extemporánea. Y, en estas, llega la Junta Electoral (JEC) y prohíbe a Puigdemont, Ponsatí y Comín presentarse a las elecciones europeas. La institución había actuado a petición, cómo no, del PP y Cs.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

De nuevo, la derecha. De nuevo, alimentando el motor de Puigdemont y su relato de víctima de la represión del Estado español. La JEC con unos argumentos más que discutibles se convierte en el instrumento de una derecha que solo atiende la crispación. Es evidente que la figura de Puigdemont languidece. Pero ellos buscan que su alejamiento se convierta en una ridícula alienación. Y quizá lo están consiguiendo. El problema es que con el 'expresident' también son muchos los catalanes que se alienan.