Ir a contenido

LA CLAVE

Pedro Sánchez y Albert Rivera en los minutos previos al inicio del debate.

JUANJO MARTÍN (EFE)

Cs: la abstención responsable

Enric Hernàndez

Rivera pidió el voto para evitar que Sánchez gobernara con Podemos e independentistas. En su mano está ahora: basta con que Ciudadanos se abstenga en la segunda votación de investidura

Como escribió Karl Marx, "la historia ocurre dos veces: la primera como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa." Pasados tres años de las últimas elecciones, un partido se ha vuelto a imponer en las urnas y, pese a precisar de apoyos para formar gobierno, juega con una clara ventaja: la ausencia de una mayoría alternativa y consistente.

"El plan b de un gobierno en minoría del partido ganador de las elecciones es la única alternativa al bloqueo y la parálisis. Tenemos que escoger entre lo malo y lo menos malo: en la primera votación votaremos 'no' y en la segunda nos abstendremos para evitar otras elecciones." Así se expresaba en julio del 2016 Albert Rivera, quien pidió ayuda al rey Felipe VI para forzar al PSOE a seguir su ejemplo. Solo un mes antes, el presidente de Ciudadanos había anunciado que no facilitaría ni con un 'sí' ni con una abstención la investidura de Mariano Rajoy.

JOSE LUIS ROCA / VÍDEO : ATLAS

En pocas semanas transitó Rivera primero del 'no' a la abstención "por España", luego pasó a rubricar un pacto de investidura con Rajoy y al fin exigió a Pedro Sánchez que el PSOE se abstuviera por "responsabilidad".

Aquel episodio acabó en tragedia griega para el líder socialista, y el actual amenaza con abocar a una farsa al de Cs. Porque si Pablo Iglesias y los suyos (42 diputados) se empeñan en entrar en el Gobierno y Sánchez (123 escaños) insiste en gobernar en solitario, se abrirá paso el escenario de una repetición electoral.

LA PUGNA DE LA DERECHA

En la campaña del 28-A Rivera pidió el voto para evitar que Sánchez gobernase junto a Podemos y las fuerzas independentistas, y ahora, con su anunciado 'no' a la investidura, lo está abocando a aliarse con ambos. A saber por cuánto tiempo podrá (o le dejarán) mantener tamaña contradicción.

Pues, invocando la misma responsabilidad que en su día exigió al PSOE, bien podría el líder de Cs optar por abstención, liberar a Sánchez de la presión de Podemos y así posibilitar un "gobierno en minoría", esta vez del PSOE y sin ataduras con el independentismo. Salvo que la pugna por el cetro de la derecha lo ancle en aquel 'no es no' que tanto denostó.