25 nov 2020

Ir a contenido

Los hombres primero

Soraya Saenz de Santamaría.

EFE

Soraya me representa

Lucía Etxebarria

La línea ideológica de Soraya Sáenz de Santamaría está en las antípodas de mi pensamiento político, pero muchas nos vemos reflejadas en su historia de relegamiento por un hombre menos preparado

Hace muchos años yo trabajaba en una multinacional y le hacía todo el trabajo sucio a un jefe que usaba su despacho y su puesto para llamar a sus amigos por teléfono y concertar citas con sus amantes, amén de para pegarse una comilonas que la empresa le pagaba. Yo era su negra en la sombra, pero nadie me lo reconocía porque era mujer y joven. Pero yo esperaba como el burro que persigue la zanahoria al final del palo pensando que con el tiempo mi esfuerzo en mi trabajo se reconocería y me ascenderían.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Cuál no sería mi sorpresa cuando de pronto apareció un chico con la mitad de experiencia, 'background' profesional, titulación académica que yo y que además ni siquiera hablaba inglés. Pero, oh, era HOMBRE, y por si fuera poco venía recomendado por algún primo del amigo de mi jefe. El advenedizo hacía muy poco, pero era trepa como él solo, y era HOMBRE.

En fin, al poco tiempo 'hackeé' el sistema de la empresa. (Entonces ni siquiera había Internet, imaginaos). Descubrí que mi colega cobraba más que yo aunque trabajaba mucho menos y estaba la mitad de preparado. Y supe que se estaban planteando promocionarle.

El Partido Popular representa los valores rancios y retrogrados que imperan en el mundo laboral español. Los valores de los empresarios que no quieren la conciliación laboral o que no contratan a mujeres en edad fértil. Los valores de sus señoros que ponen horarios de 9 a 2 y de 4 a 7, porque ellos quieren su comida con dos platos y café y ya tienen una señora que no trabaja esperándolos en casa y cuidando de sus niños.

Pero la gran mayoría de nosotras no somos empresarias, somos trabajadoras. El PP se ha pegado un tiro en el pie por escoger a un perfecto indocumentado al que le regalaron la carrera y el máster por haberse casado con la hija de un millonario, a un chaval inexperto, un zángano acicalado que no había trabajado en la vida, frente a una señora abogada del Estado. Que os caerá mejor o peor, pero estaba preparada. Me alegro mucho de que el PP lo haya pagado caro.

La línea ideológica de Soraya Sáenz de Santamaría está en las antípodas de mi pensamiento político. No sé si Soraya es una mujer extraordinaria, pero lo que sé es que, a mí y a muchas otras, su historia me representa.