Ir a contenido
Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera, antes del debate de Atresmedia.

JOSÉ LUIS ROCA

Peticiones al nuevo Gobierno

Carlos Blanco

En un mundo digital donde la economía es global es necesario tener unas leyes y regulaciones similares a tus competidores para poder competir con igualdad. La realidad es que las start-ups españolas estamos en desventaja frente AlemaniaFrancia Reino Unido; todos ellos tienen mejor regulación y fiscalidad para emprendedores e inversores. Pese a todo, creamos grandes start-ups (GlovoIdealistaEdreams Privalia), lo que demuestra la gran calidad de nuestros emprendedores.

Según un informe de Accenture Strategy en el 2020 más del 22% del PIB español estará vinculado al mundo digital, situándose entre los sectores más importantes del país (servicios, turismo, industria, construcción). Sin embargo no tengo la percepción de que los políticos y la sociedad sean conscientes de la importancia de las start-ups en nuestro crecimiento y el nuevo empleo que se va a generar en los próximos años. Aunque estamos lejos de los mejores, en EEUU será cerca del 40% y la economía digital es hoy en día el motor de creación de nuevo empleo.

Al próximo Gobierno español le pido que realmente apoye el emprendimiento, la innovación y a las start-ups, pero no solo con palabras sino con hechos. Lo primero y más importante es definir bien el concepto de start-up para evitar riesgos de que grandes empresas se aprovechen de la nueva regulación. Entre otras cosas es necesario. Primero, automatizar y agilizar el proceso de creación de una empresa. Segundo, incentivar la inversión privada en start-ups (copiemos la ley de Reino Unido). Tercero, buena regulación de las stocks options y phantom shares, necesario para atraer  talento internacional y retener el local. Cuarto, incentivos a las grandes corporaciones que adquieran o inviertan en start-ups, donde estamos muy lejos de Europa. Quinto, régimen fiscal especial para las start-ups, ya que su nivel de riesgo e I+D está muy por encima del resto de negocios. Sexto, unificación de ayudas en una «ventanilla única», con una mayor coordinación entre ENISA, CDTI, Red.es o ICO, que dependen de distintos ministerios.

El potencial de España como país emprendedor es espectacular, como lo demuestra que somos de los pocos países europeos con dos ciudades (Barcelona y Madrid) entre las 10 principales para crear start-ups digitales. Me da igual si le llamamos «España nación emprendedora» o «programa Startup Spain», pero es necesario que los principales partidos apoyen de forma conjunta una nueva ley de startups que nada tiene que ver con la anterior ley de emprendedores. Yo he hablado en privado con Paco Polo (PSOE), Albert Rivera (Cs) o en su día con Alvaro Nadal (PP), y creo que hay que crear un sólido marco legal y fiscal de forma conjunta entre los tres principales partidos para dar un impulso al ecosistema digital en España. 

El pensamiento de los principales partidos con respecto al sector digital y los emprendedores es más parecido del que pensamos; otra cosa es que el nuevo Ministro de Hacienda permita apoyar al crecimiento y la innovación que generan las start-ups, frente al habitual cortoplazismo recaudatorio que impera en España.