Ir a contenido

Pequeño observatorio

La escritura y el tiempo que pasa

HELENA ENCINAS

La escritura y el tiempo que pasa

Josep Maria Espinàs

He escrito sin hacer ningún cálculo, llevado por un impulso. De hecho, escribiendo aún soy feliz

Escribo estas líneas con una preocupación: probablemente he escrito demasiado. Si no hubiese escrito tanto es posible que hubiese llamado más la atención. Quizá es una reflexión vanidosa...                                                                       

En todo caso he escrito sin hacer ningún cálculo, llevado por un impulso que me satisfacía, por no decir que me arrastraba. Sin ningún propósito. De hecho, escribiendo aún soy feliz, aunque esta palabra, 'feliz', quizá sea exagerada. Escribir es muy fácil, pero ya es un poco más complicado acertar el qué, el cómo y el cuándo de la escritura.  

La escritura puede ser muy feliz o muy engorrosa, como sucede con las personas. Si no eres un genio -o si no crees que lo eres- puedes toparte con problemas nada agradables. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Escribir no es siempre un arte fácil, y empieza a tener valor cuando el ejercicio de escribir deja de serlo. 

Escribir a menudo no supone garantía de calidad, pero es cierto que se puede hacer un aprendizaje. Y esto exige dos virtudes que no siempre son fáciles: capacidad y paciencia. 

Ernest Hemingway dijo: “Escribir es una actividad ardua y como el autor quiere que el lector no se ahorre palabras cuando lo quiere convencer, y a mi me gustaría mucho leer algún texto escrito por el lector, espero que sea tan indulgente conmigo que yo lo sería con él".

Yo admiro, francamente, a algunos escritores franceses que leí cuando era joven. En un diario de pensamientos que he reencontrado en casa, André Maurois dice que un escritor vulgar describe los tipos de la realidad, mientras que el escritor de talento describe los tipos que la sociedad desea.

Y aún más rotundo: para un escritor célebre, el hecho de llegar a la vejez es posible que haga que sea más admirado por sus años de supervivencia que por sus libros. 

Hay una sentencia que siempre será válida: las cosas van como van.