Ir a contenido

Editorial

Gesto de Macron hacia los 'chalecos amarillos'

Con el anuncio de medidas, el presidente francés quiere evidenciar ante la sociedad que 'ha escuchado' sus reclamaciones

firma editorial cast

El Periódico

Emmanuel Macron, en una rueda de prensa en el Elíseo, el pasado abril.

Emmanuel Macron, en una rueda de prensa en el Elíseo, el pasado abril. / AFP / LUDOVIC MARIN

No se le puede negar al presidente francés, Emmanuel Macron, voluntad para aplacar las protestas de los 'chalecos amarillos', un conflicto enquistado que no se solucionará solo con represión policial. Las medidas anunciadas este jueves pueden interpretarse como un intento de reconciliarse con amplios sectores de la sociedad que se sienten abandonados por sus dirigentes. Macron, criticado por mantener una actitud distante con los ciudadanos, reconoció la justeza de sus reivindicaciones y se comprometió a los cambios que, en su opinión, serán suficientes para solucionar la crisis. Entre las medidas estrella, la rebaja del impuesto de la renta y la reforma de la Administración, que supondrá una descentralización, se supone que dentro de los angostos límites aceptables en la tradición jacobina del país vecino.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La intervención de Macron se produce tras el gran debate nacional, en el que durante meses los franceses han podido opinar sobre ecología, servicios públicos, democracia y fiscalidad. El presidente ha querido evidenciar así ante la sociedad que 'ha escuchado' sus reclamaciones. No obstante, se reafirmó en no dar marcha atrás en la supresión del Impuesto sobre la Fortuna, uno de los temas que más descontento social ha generado. La adopción de medidas es lo mínimo que se le podía exigir al Elíseo ante un problema de esta magnitud. Difícilmente Macron cubrirá todas las demandas de los 'chalecos amarillos', aunque quizá le baste para neutralizar el apoyo al movimiento del resto de la sociedad.