Ir a contenido

ANÁLISIS DEL TRIUNFO AZULGRANA

Luis Suárez celebra su gol de penalti.

AFP / ANDER GILLENEA

El Barça de Valverde marca el camino

Emilio Pérez de Rozas

Durante muchos años, demasiados, la historia del Barça ha estado salpicada de críticas, siempre suaves, cierto, algunas aparecidas a última hora de las soporíferas asambleas de compromisarios, donde algunos socios criticaban que el club fuese, no ‘mes que un club’, Dios nos libre, sino más que un equipo de fútbol. Que fuese, en fin, la mayor institución deportiva del mundo, aquella que representa, desde siempre, multitud de deportes de equipo.

Lo digo porque, a veces, muchos socios hubiesen querido que los dineros dedicados al baloncesto o balonmano, se depositasen por completo en fichajes y nóminas del equipo profesional del Camp Nou. Insisto, no muchos, pues el Barça siempre (y la inmensa mayoría de sus socios y seguidores) ha defendido ser un club con diversas secciones profesionales muy, muy, competitivas.

Secciones que triunfan

Lo digo porque, en un momento en que hasta el Real Madrid se niega a tener equipo femenino de fútbol (acabará haciéndolo, pese a lo poca gracia que le hace a Florentino Pérez), el Barça inició anoche, con un nuevo triunfo en Vitoria, una semana (o varias) en las que sus distintas secciones (siete en concreto: fútbol profesional, juvenil, femenino, fútbol sala, baloncesto, balonmano y hockey sobre patines) caminan hacia la conquista de sus respectivas Copas de Europa (o Champions), rompiendo, no todos los récords, sino reforzando, a nivel mundial y polideportivo, esa imagen inimaginable en cualquier otra entidad mundial, lo que le convierte en el mejor club deportivo del planeta.

Lo que el Barça empezó a conseguir anoche en Vitoria, sin apenas oposición por parte del Alavés, que ya ha hecho su trabajo, su temporada y ahora decide prescindir del ‘Pitu’ Abelardo por no querer pagarle lo que merece, fue la conquista de la octava Liga en 11 años, algo que solo está al alcance de poquísimos clubes de fútbol.

Miedo por el Girona

Puede, sí, ¡ojalá!, que el equipo de Ernesto Valverde y Leo Messi empiece a marcar el camino para sus colegas de club y todos puedan aspirar a sus grandes conquistas ante la felicidad de todos sus socios y millones de seguidores. Poco se habla de semejantes conquistas, pues ya es suficientemente elogioso llegar donde han llegado Messi&Cia, cierto, han de conseguir el triplete, los juveniles, las chicas, tan de moda, los baloncestistas, los balonmanistas y los veloces chicos del hockey.

PD: No quisiera acabar estas líneas sin hacer mención a algo que nos duele, y mucho, demasiado, pues está produciendo de una forma inesperada (llegó a estar en puestos de Champions), y es que el Girona sumó anoche, en Valladolid, sin sexta derrota consecutiva. Si hoy empata o gana el Levante, frente al Betis, lo dejaría en puestos de descenso a falta de cuatro jornadas para el final