Ir a contenido

Editorial

ERC y PSC se disputan la victoria

El sondeo del Gesop apunta a un cambio en el mapa político que contradice los discursos sobre una Catalunya monocolor

ERC y PSC se disputan la victoria

Superada la primera semana de campaña electoral, el último sondeo del Gesop no indica grandes cambios en las previsiones de voto en Catalunya. JxCat y PP siguen en mínimos, En Comú Podem presenta una ligera alza y ERC y PSC siguen enzarzados en su particular duelo por la primera posición. Si se cumplieran los pronósticos, los socialistas sumarían más votos que ERC, pero los republicanos superarían en escaños al PSC gracias al voto de la Catalunya interior. El total de los votos de ambos partidos conformarían una amplia mayoría, lo que indica un cambio de tendencia en el ánimo de los catalanes.  

Ni ERC ha renunciado a la independencia ni el PSC ha roto con la Constitución, pero ambos partidos tienen algo en común, la determinación al diálogo y el rechazo a posturas maximalistas. Del mismo modo que ERC rechaza la vía unilateral, hace llamadas constantes a ampliar la base soberanista y se muestra en general reacia a la vacua política de la gesticulación, el PSC se niega a contemplar el 155 como una solución válida a la compleja situación actual y huye de la crispación como táctica política.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Más allá de quién alcance el primer puesto del podio, si las previsiones se cumplen supondrán un cambio en el mapa político de Catalunya. La lucha por la hegemonía del independentismo se decantaría con claridad por ERC, lo que supondría una enmienda a la estrategia airada de Puigdemont. Y el PSC, después de una década de resultados adversos, volvería a ser decisivo. Sin duda, un resultado relevante que contradice los discursos empeñados en dibujar una Catalunya monocolor.

Este sondeo sigue siendo negativo para En Comú Podem. Si bien le pronostica una mejora respecto a la anterior estimación, el resultado está muy alejado de aquellos 12 escaños que consiguió en el 2015 y el 2016 y le situó como la primera fuerza catalana en el Congreso. Una cuarta parte de los votantes de entonces parecen no confiar en la candidatura de los ‘comuns’. No deja de llamar la atención que, de ese grupo, la mitad apueste por ERC y la otra mitad, por el PSC. Son muchos los elementos que pueden confluir en estas previsiones. Sin duda, la tendencia a la baja de Podemos y Pablo Iglesias, pero también el discurso ambivalente sobre en el conflicto catalán y la dificultad para centrar en el eje social la campaña en Catalunya.