26 sep 2020

Ir a contenido

EL ARTÍCULO Y LA ARTÍCULA

Todopoderosos

Leonard Beard

Todopoderosos

Juan Carlos Ortega

Siempre que se habla de los Beatles, suele hacerse referencia a un milagro doble. Por una parte, el hecho de que cuatro talentos indiscutibles se unieran en un lugar del espacio-tiempo. Y el segundo milagro, mucho más raro e inquietante, que la tipología de esos talentos cuadrase tan bien entre sí. Efectivamente, no podía cambiarse a ninguno de los cuatro Beatles. Ello eran los que eran y no podía ser de otra manera.

Estas coincidencias no son frecuentes en la historia, por eso brillan tanto. Y, si les apetece, quiero contarles otra de ellas, mucho más cercana, más nuestra y con una ventaja añadida: los cuatro tipos de los que voy a hablarles están vivos. Ninguno ha sido tiroteado en la puerta de su casa. Trabajan y podemos escucharlos.

Les diré sus nombres: Javier Cansado, Arturo González Campos, Rodrigo Cortés y Juan Gómez Jurado. Ellos son los Lennon, McCartney, Ringo Starr y George Harrison de los 'podcast'. La sintonía que existe entre ellos es igual de genial e inquietante que la que había entre los famosos músicos. Transmiten la misma alegría, el mismo desenfado y, sobre todo, la misma capacidad para crear obras maestras sonoras.

En el caso de Lennon, McCartney, Ringo y Harrison se trataba de canciones. Pero Juan, Javier, Rodrigo y Arturo hacen programas de radio, o de 'podcast', o como diablos se llame esta cosa ahora. Hoy estoy aquí, tecleando esto despacito, para recomendarles dos de ellos. Háganme caso. Uno, tiene un nombre potente y, sin que ellos lo hayan pretendido así, les define a la perfección: 'Todopoderosos'. 

Hablan de cine, de libros, de música clásica o de jazz, da igual, de lo que suele llamarse cultura, pero con tanta gracia y con tanto humor, que podría definirse el espacio como un programa cómico. Búsquenlo en cualquiera de las plataformas de 'podcast'. 'Todopodersos', insisto. No se arrepentirán.

El otro, también realizado por ellos, lleva por título 'Aquí hay dragones'. Juegan a piedra, papel o tijera, muchas veces con Cansado haciendo trampa, para repartirse el orden de las intervenciones. Arturo Gónzalez Campos, un genio de la comunicación que no va de genio ni de comunicador, organiza la partida y la charla posterior.

Pueden hablar de canciones francesas tristes o de la vida de Truffaut, da igual. Lo importante es escuchar cómo hablan, cómo interactúan, cómo se acoplan entre sí. Se trata de un espectáculo prodigioso.

De nuevo les pido que busquen este 'podcast' en su teléfono o tableta. 'Aquí hay dragones'. De verdad, tampoco se arrepentirán.

La comparación inicial con los Beatles es, de verdad, bastante ajustada. No por el hecho de que sean cuatro, ni de que sean talentosos, sino por su alegría, por la sensación que producen de darnos oxígeno. Y por la genialidad sin pretensiones de su trabajo. Dios bendiga a estos cuatro muchachos.