Ir a contenido

LA CLAVE

El comisario Villarejo, entrevistado en ’Salvados’.

Las policías patrióticas

Enric Hernàndez

Los mismos que con razón clamaron contra las cloacas del Estado reclutan ahora a 'mossos' ideológicamente afines para formar una guardia presidencial que desprende similar hedor

Las fuerzas independentistas, cargadas de razón, deploraron la guerra sucia contra el proceso soberanista. Y sus propagandistas, bien adiestrados, se frotaron las manos: el hedor de las cloacas del Estado les permitía caricaturizar a España como una dictadura sin rayar, por una vez, el patetismo. 

Porque la existencia de una ‘policía patriótica’, a cargo del erario bajo el Gobierno de Mariano Rajoy, no era un infundio partidista ni una especulación periodística. Así lo indican las pesquisas en torno al turbio excomisario José Manuel Villarejo, y así lo acreditó también el Congreso con el voto en contra, por supuesto, del PP.

Fernández Díaz cree que los independentistas le consideran la bestia negra. / EFE / Vídeo: ATLAS

“En el Ministerio del Interior, bajo el mandato de [Jorge] Fernández Díaz, (...) se creó una estructura policial bajo las instrucciones de [Ignacio] Cosidó, por orden del DAO Eugenio Pino, con el conocimiento y consentimiento del ministro, destinada a obstaculizar la investigación de los escándalos de corrupción que afectaban al PP y al seguimiento, investigación y persecución de adversarios políticos.” En el 2017, la Cámara describió “la inaceptable utilización partidista” de las fuerzas de seguridad como “un abuso de poder que quebranta reglas esenciales de la democracia y del Estado de Derecho”. Amén.

DE LAS MUSAS AL TEATRO

Pero, completados los golpes de pecho, toca pasar de las musas al teatro. Esta semana se han desvelado unos audios en los que el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago presiona a un exministro venezolano para que acuse en falso a Podemos de financiación irregular, pese a que el policía declaró ante sus señorías que jamás había investigado a la fuerza morada. Ya tardan el Gobierno o el Congreso en proceder contra Fuentes Gago por falso testimonio, delito penado con hasta un año de prisión.

Entretanto, algunos pretenden emular en Catalunya las prácticas que denuestan en Madrid, ante el silencio cómplice de los medios públicos y concertados. ¿Por qué la Generalitat, con 140 escoltas, recluta a 'mossos' voluntarios para ejercer idéntica tarea? La búsqueda de agentes ideológicamente afines para la guardia de Quim Torra desprende una fragancia similar a la ‘policía patriótica’ del PP.