Ir a contenido

ANÁLISIS

Doncic recibe la felicitación de sus compañeros por anotar 11 puntos seguidos en el partido contra los Rockets

JEROME MIRON (USATODAY SPORTS)

Doncic, dueño del futuro

Luis Mendiola

El talento esloveno de los Mavericks está destinado a marcar una época en la NBA

Muy de vez en cuando la historia del deporte se nutre de apariciones rutilantes, jugadores que marcan una época y cambian en cierta forma las reglas del juego. Es tiempo después, al repasar su legado, cuando reconoces la dimensión del personaje. No hay duda de que el esloveno Luka Doncic –20 años recién cumplidos– lleva camino de entrar en ese privilegiado grupo de jugadores forjados en Europa (Petrovic, Sabonis, Kukoc, Gasol... ) cuya leyenda ha alcanzado un impacto global.

Doncic irrumpió con luz propia desde bien pequeño en el mundo del baloncesto, seguido por decenas de focos, rompiendo registros de precocidad. Su paso por Europa no pudo ser más deslumbrante. Con el Madrid, con el que conquistó la Euroliga y consiguió el MVP de la competición y de la 'final four' más joven de la historia.  Y también con la selección de Eslovenia, con la que se colgó el oro en el Europeo de Turquía, en el verano del 2017, arrogándose un papel protagonista junto a la estrella de los Miami Heat, Goran Dragic.

Y el rendimiento que ha ofrecido en su primera temporada en la NBA que está a punto de concluir, no ha parado de generar elogios de compañeros y rivales, que han reconocido el enorme impacto en su primer año en la Liga, tirando por tierra el pronóstico de algunos augures, incluso de especialistas, que lo veían lento o poco atlético para la mejor liga del mundo.

Lo mismo que Europa disfrutó de Doncic, empiezan a hacerlo en EEUU, porque es su inteligencia, su madurez, su respuesta bajo presión, su adaptabilidad y el margen de crecimiento físico que aún le queda, lo que hacen de él único. Buena prueba de ello es que fuera el tercer jugador más votado por los aficionados para el All-Star. “Me impresiona su forma de hacer, es excepcional”, le reconoció Gregg Popovich, técnico de los Spurs. “Va a ser emocionante  ver cómo crece hasta convertirse en una estrella”, lo ha elogiado Stephen Curry.

La discusión en torno al joven prodigio esloveno escapa a si merece el título de 'Rookie del año' por delante de Trae Young, el jugador de los Hawks, o si acabará triunfando en la NBA. La cuestión es cuándo, porque la suya es una carrera imparable hacia la cima.