Ir a contenido

IDEAS

Imagen promocional de Historias de miedo para contar en la oscuridad

Cuéntame una historia de terror

Desirée De Fez

"Cuéntame una historia". Qué maravilla cuando se escucha eso en el tráiler de 'Historias de miedo para contar en la oscuridad', una de las películas de terror más esperadas. No puedo evitar estar a tope con un fenómeno relativamente reciente: el 'revival' de la historia de terror de hoguera, el renacer, como decía el marinero del prólogo de 'La niebla' (1980) ante la mirada aterrorizada de un grupo de niños, de "esas historias que sirven para quitar el frío". Esos relatos cortos y concisos que se comparten en la oscuridad, a medianoche, tienen aire de leyenda y nos regalan, a veces más por la habilidad del narrador (a efectos de esta columna, por la del director) que por el contenido de la historia, un final de impacto. Estoy entusiasmada con la coincidencia de varias propuestas, a cargo de enamorados del cine y de la literatura de terror, que recuperan la esencia de esas historias (sea su origen mitológico, literario o audiovisual), que ponen en primer plano el contenido del relato: su cosmología, sus personajes, su lógica interna, sus revelaciones. La historia es lo que importa y arrasa con lo demás.

Estoy entusiasmada con el 'revival' de las historias de terror de hoguera, con ese aire de leyenda

Arrancaba el artículo con la película de André Øvredal, producida por Guillermo del Toro, que se basa en las ‘Historias de miedo para contar en la oscuridad’ del escritor Alvin Schwartz (aunque, al parecer, no tiene estructura episódica). Pero también está el 'reboot' de 'The Twilight Zone' (la CBS acaba de estrenar dos episodios de la serie, inédita en España), en el que Jordan Peele recoge el testigo de Rod Serling y ejerce de narrador de esos cuentos abocados a la dimensión desconocida. Y, más adelante, llegarán la adaptación al cine de la mítica serie de terror juvenil de los 90 'El club de la medianoche', y la versión televisiva de 'Creepshow' (1982), antología de terror en la que George A. Romero y Stephen King rindieron homenaje a los tebeos de EC Comics, fuente inagotable de este tipo de relatos. Como siempre, habrá sorpresas y decepciones, pero a mí todas estas propuestas ya me tienen con su reivindicación de las historias de terror y del arte de saber contarlas para quitarnos el sueño o, si hay suerte, alimentar nuestras pesadillas.