Ir a contenido

ANÁLISIS

Volodymyr Zelenskiy.

REUTERS / Valentyn Ogirenko

Un presidente de película

Rafael Vilasanjuan

Todo parece parte de un juego donde la ficción deja de emular a los políticos, para tomar el palacio presidencial en Kiev

Decididamente las urnas están dispuestas acabar con todo lo que era sólido.  Tras el 'brexit', la sorpresa Donald Trump o el triunfo de la extrema derecha en Italia, Ucrania es la nueva escala en el mapa de los populismos con la victoria en primera ronda de un actor cómico que se ha hecho con la audiencia del país ejerciendo como presidente en una serie televisiva y al que ahora le han validado las urnas.

¿Realidad o ficción? Vladímir Zelenskiy ha salido de la pantalla para ejercer en la vida real el mismo papel que en la tele. Y no solo eso, su partido Servidor del Pueblo ha tomado el nombre de la serie. Todo parece parte de un juego donde la ficción deja de emular a los políticos, para tomar el palacio presidencial en Kiev.  Porque lo que han votado en Ucrania tiene mucho que ver con el hastío de la política tradicional que capítulo a capítulo ha ido desmenuzando la serie. En un país que reclamó en las calles un cambio político, hace apenas seis años, para abandonar la influencia soviética y acercarse a la Unión Europea, son muchos los que piensan que los partidos salidos de las protestas han perdido la capacidad de conducir las reformas y avanzar. La confianza en el actual presidente Petro Poroshenko y en su rival de la oposición Julia Timoshenko, se ha roto. En su lugar se han entregado a una versión populista cocinada semana a semana en un serial televisivo cuya denuncia de la corrupción ha logrado convencer de que nada como llevar al protagonista de la ficción a la presidencia del país.

Carisma insuficiente

No es que los rivales tengan mucho que ofrecer. De hecho, la sensación es que ninguno de ellos goza de suficiente carisma para sacar adelante a un país en la encrucijada, que avanza muy lentamente, tras haber pagado con miles de vidas la invasión rusa de las provincias del este y la pérdida de la península de Crimea a manos de Putin. Cansados de oír promesas de victoria sobre una Rusia implacable, muchos de los votantes se han plegado al pragmatismo de un candidato que aparca el conflicto ruso y reconoce abiertamente que será imposible negociar sobre Crimea mientras Putin mande en el Kremlin. Poco mas sabemos de él. Sin experiencia previa en política –fuera de la pantalla, se entiende- su proyecto se mantiene ambiguo. Es un candidato creado en contra de todos los desmanes políticos, pero sin mas orientación de las propuestas de su cartera porque en las series, interesan las intrigas y la corrupción, pero la propuesta de un modelo económico o social aburrirían a la audiencia y no tienen espacio.

¿Hasta donde llegará Zelenski? No sabemos si han votado al candidato real o al protagonista de la serie, pero se enfrentará en la segunda vuelta al actual presidente Poroshenko y a su poderosa maquinaria electoral. Los sondeos dicen que en un cara a cara también le ganará, tal vez porque con sospechas de corrupción, sin un horizonte esperanzador y el país estancando, los ucranianos han decidido recurrir a la ficción para tener un presidente de película.