Ir a contenido

Al contrataque

Ismael y Víctor

FERRAN NADEU

Ismael y Víctor

Carles Francino

A veces una buena historia pesa más que cien kilos de discursos. Y los que nos dedicamos a este oficio del periodismo -contadores de historias- somos unos privilegiados porque, solo con fijarnos un poco, nos asaltan a diario sabrosísimos chutes de realidad. Es verdad que suelen ser más abundantes -o suelen vender más- las tragedias, las desgracias, las derrotas y todo aquello que por puro reflejo comparativo nos haga sentir afortunados con respecto a los que pringan. Pero también existen historias de las otras; de las que generan asombroadmiración e incluso algo de envidia.

Dos emprendedores de éxito

A mí estas últimas me reconcilian con muchas cosas -entre ellas la esperanza- y por eso me gusta compartirlas; con sus nombres propios y su canesú. Ahí van dos con las que me he topado en pocos días: Ismael Villalobos era socorrista en la piscina de su pueblo; estudió un módulo de Administración y Finanzas, y hoy tiene una empresa de carcasas de móvil (La Casa de las Carcasas) con 650 empleados, que factura varios millones de euros al año; pero es que antes también había sido concejal. Víctor Rodado iba para periodista; ahora vende carteras, mochilas e ilustraciones minimalistas en madera a través de internet (Minimalism y Mabui). Pero es que antes ya había creado la primera gran red social de fútbol en España (Futmi) y vendido una herramienta (Upplication) que permite a cualquier palurdo digital como yo crear sus propias aplicaciones.

Víctor ha sido incluido en la lista de premios Forbes a los emprendedores menores de 30 años. A Ismael todavía no le han dedicado una calle con su nombre en Jaraíz de la Vera, pero todo se andará. Víctor viaja por todo el mundo trabajando a distancia en sus proyectos, da clases y confiesa sin ningún rubor: "La he cagado muchas veces; no todas mis empresas han ido bien. Pero es bastante sencillo: se trata de rodearte del mejor talento, ser constante. Y en lo personal ser justo y agradecido".

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ismael, por su parte, explica: "Tampoco tenía mucho que perder; junté el dinero que había ahorrado y pensé que en lo de las carcasas había una oportunidad porque casi el cien por cien de las personas que pasan por delante de una de mis tiendas son clientes potenciales, tienen móvil. Si vendiera lencería, por ejemplo, el público se reduciría mucho".

Si juntamos los dos discursos nos sale un retrato en el que conviven perspicaciaintuiciónsentido comúnempatía… Varias de las claves para el éxito, y la felicidad. Pero yo creo que también hay algo más: Ismael y Víctor son veinteañeros a punto de cambiar de década y reivindican -a mi modesto entender- el valor de una generación que, como muchas anteriores, ha tenido que buscarse la vida explorando nuevos territorios de caza. Así que antes de apresurarnos a colocar etiquetas peyorativas o condescendientes a los que vienen detrás, acordémonos de historias como estas. Al menos para no alegar desconocimiento.