Ir a contenido

La clave

Lacalle y Casado, la semana pasada. 

DAVID AGUILAR (EFE)

El PP frente a las pensiones

Enric Hernàndez

Si en verdad ni Casado y ni su gurú económico tienen en mente bajar más el poder adquisitivo de los pensionistas, les convendría medir mejor sus palabras

El economista Daniel Lacalle, gestor de carteras de inversión y analista financiero, representa la quintaesencia del liberalismo. Con varios ensayos publicados y una amplia presencia mediática, a Lacalle le ha fichado el PP de Pablo Casado como gurú económico y número cuatro por Madrid el 28-A.

El responsable del programa económico del PP propuso en el 2016 sustituir el actual sistema de reparto de las pensiones, en el que los trabajadores del presente sufragan las prestaciones de los actuales jubilados, por el modelo sueco, un híbrido con un subsidio público mínimo y en el que cada cual, vía capitalización personal y fondos privados, se paga lo suyo. Esquemáticamente, se trataría de que la empresa destinase el 10% del salario a la hucha del trabajador, este aportase el 7% y otro 2,5% se invirtiese en un fondo de pensiones. Resultado previsible: pensiones miserables para los empleados con peores salarios.

Aún es un enigma la propuesta económica del PP para el 28-A, pero tanto Casado como Lacalle van dando pistas. En ‘El objetivo’ de Ana Pastor, el líder conservador garantizó que si gobierna las pensiones se actualizarán con el IPC "siempre y cuando el crecimiento económico y la creación de empleo lo permitan, tal como dice el Pacto de Toledo". Salvedad esta que no aparece en el citado pacto: "La revalorización anual de las pensiones en base al IPC real se presenta como el mecanismo que ha de servir para conservar el poder adquisitivo de las pensiones".

Desliz en  'El Economista'

Entrevistado por ‘El Economista’Lacalle ha ido más más allá. Apunta que, entre "los países con problemas de cuentas públicas", España es "el único" en el que "han crecido las pensiones". Primer desliz: estas perdieron 4,6 puntos de poder adquisitivo del 2010 al 2017. Y remacha: "Los demás las han reducido hasta el 40%. Por tanto, el debate no es cuánto se revalorizan, sino cuánto se recortan".

Si en verdad ni Casado ni Lacalle tienen en mente bajar más las pensiones, les convendría medir mejor sus palabras. Y, de paso, aclarar cómo sufragarían los servicios públicos con una rebaja de impuestos por valor de 12.000 millones de euros.