Ir a contenido

análisis

Gerard Piqué, en el estadio de Montilivi, durante el Catalunya-Venezuela.

Qué grande es Piqué

Iosu de la Torre

Qué grande es Gerard Piqué. La medianoche del lunes emocionó a la prensa madrileña que hace muy poco le ponía verde por sus declaraciones sobre Catalunya, el derecho a decidir y la injusticia con los presos políticos simplemente porque en el Catalunya-Venezuela mandó callar a los hinchas que se cagaban en España. Piqué tiene tan buen estilo que hasta Carlos Herrera le pidió perdón después de insultarlo en las ondas de los obispos.

Seguir las actividades del futbolista empresario es un ejercicio lleno de sorpresas. Y de guiños. Al amanecer del lunes lo saludó con una sabrosa bandeja de sashimi, una captura efímera en su cuenta de Instagram, con la etiqueta @zumamiami , la dirección electrónica de un restaurante japonés situado en el número 270 de Biscayne Boulevard, Miami, Florida. Piqué compartía alegría con sus 17 millones de seguidores de la red fotográfica (19 millones en Twitter). Tres días antes colgó un paisaje paradisíaco bajo el título 'life', que provocó un millar de comentarios, entre los cuales estaba el de su compañero Sergi Roberto. "Vividor", le escribió. 

Messi y Piqué, en el Bernabéu tras derrotar al Madrid / ÓSCAR DEL POZO (AFP)

Por las imágenes se supo que Piqué estaba en Miami. Los 'fans' le felicitaron por el descanso merecido, gracias al parón en la liga por los partidos de las selecciones, y le enviaron ánimos para la recta final de esta primavera con aroma a triplete. Lo imaginaron en la residencia que tenía su mujer, Shakira, en una islita frente a Miami Beach, reposo del guerrero en su mejor momento futbolístico. Vacaciones pero también negocio. Estos días se celebra el Masters 1.000 de Miami, y qué mejor sitio para que el reinventor de la Copa Davis se reuniese con los grandes tenistas del circuito. Faltaba Rafa Nadal, lesionado, pero sí estaba Novak Djokovic. El número uno no acaba de verse disputando la 'copa Piqué', como el ruso Alexander Zverev y el australiano Nick Kyrgios. ¿Y si los sedujo antes de volar a Girona y celebrar el amistoso con Venezuela con un fenomenal chut al larguero que no puede intentar en el Barça porque para eso está MessiPiqué puede con todo. también con los que le critican y le envidian.