Ir a contenido

IDEAS

El Hombre de Negro, encarnado por Ed Harris, en la segunda entrega de ’Westworld’.

HBO

La segunda temporada

Jordi Puntí

El tercer episodio de la segunda temporada: este es el momento crítico de las teleseries. Lo dicen las propias cadenas, ahora que por la vía digital pueden controlar fácilmente las reacciones de sus espectadores, y los productores lo asumen con un reto. Tuvieron una primera temporada de éxito, de sorpresa por la novedad, en la que los guionistas gastaron unas ideas elaboradas durante años, con unos personajes bien fijados. Entonces pasa un año, los espectadores se olvidan y, cuando la serie vuelve, las expectativas son altas. Los dos primeros episodios se miran con la ilusión del reencuentro, justificando los posibles desaciertos, pero entonces llega el tercero y la paciencia se pone a prueba. ¿Series que más o menos descarrilaron en la segunda temporada? 'Westworld', 'Counterpart', 'Mr. Robot'... Incluso podemos discutir si las expectativas de 'Stranger things' o 'El cuento de la criada' fueron por donde esperábamos.

Las series 
abandonadas van a parar en una especie de limbo. Está allí, a dos clics del mando a distancia, pero viven en un mundo paralelo del que nosotros ya no formamos parte

Esta desazón del tercer episodio se explica también porqueen los últimos años se ha multiplicado la oferta y estamos menos dispuestos a gastar el tiempo en una historia que no nos convence. Durante años, la influencia de 'The wire' se hizo notar, sobre todo con las series de HBO. Decíamos: avanza poco a poco y te envuelve, la trama se hace densa... Ahora debe de ser más difícil mantener este suspense, y la alternativa de algunas series es borrón y cuenta nueva. La segunda temporada es nueva como una primera, sólo se mantiene el nombre. Lo vemos con 'Fargo', o con 'True detective', que a pesar de una segunda entrega decepcionante remontó con una tercera de más nivel.

Sin ser muy conscientes nos estamos volviendo más selectivos, y así las series abandonadas, o no vistas más allá de unos cuantos episodios, van a parar en una especie de limbo. Está allí, a dos clics del mando a distancia, pero viven en un mundo paralelo del que nosotros ya no formamos parte. A veces, sin embargo, vemos su nombre al pasar y su recuerdo vuelve casi como un reproche, y entonces pensamos: ¿qué estará haciendo Ray Donovan? Y Carrie Underwood, ¿será ya presidenta de Estados Unidos? ¿Quién sabe si ya habrá vuelto de París la maravillosa señora Maisel?